Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

La poesía contemporánea nos muestra, entre otras cosas, que se puede estar y pertenecer a cualquier parte siempre y cuando se tenga la habilidad artística de atrapar el instante de revelación y de profundidad existencial que se convierte en poesía. Los poetas, pues, nos enseñan que finalmente el acto poético busca trascender el instante y otorgar a éste una profunda significación…

POESÍA

NUEVA ANTOLOGÍA DE POESÍA SONORENSE

He sabido de ciudades y desiertos, / de multitud de bocas / y de libros / y nada me conmueve
tanto como el olor a nada / del olvido…


Concierto de lo entrevisto. Antología de poesía sonorense
. Compilación: Alba Brenda Méndez Estrada.
Hermosillo, México: Editorial Garabatos, 2008.
Primera edición. ISBN: 978-970-9920-24-6. Una iniciativa de Escritores de Sonora A.C.

Concierto de lo entrevisto

Por Gabriel Osuna
Universidad de Sonora

—Especial de Culturadoor.com—

Día de publicación: 24-Enero-2009

Vivir en los márgenes geográficos de un país puede otorgar a las voces de los poetas un carácter y una unidad que resultan esclarecedores. Lejos de la administración cultural y de las esferas del poder en México, la poesía en Sonora ha desarrollado particularidades estéticas que le dan una vida propia. Desde esta perspectiva, no es conveniente ignorar las particularidades de una región cultural, pues precisamente el hecho de señalar su existencia, además del acto de apropiarse de ella por parte de quienes escriben poesía, le imprime su actual riqueza a la diversidad de la literatura mexicana.

¿Qué tan válido resulta hoy, entonces, el ya antiguo afán de uniformidad, en donde se invitaba a los poetas a seguir determinadas corrientes estéticas en aras de una calidad artística que le diera realce a sus proyectos de obra? Enunciar desde esta “periferia” cultural en el noroeste del país nos hace, en muchos sentidos, participantes activos que también determinan el rumbo de la literatura contemporánea. El hecho estético a través de la palabra nos convierte en sujetos que asignan un nuevo estatus al acto de escritura en este espacio cultural.

La presente antología, Concierto de lo entrevisto, muestra que el ejercicio de la voz poética de nuestros tiempos ha olvidado ya aquellas victimizaciones de antaño, que veían el diario sobrevivir en estas tierras como una especie de castigo y, por ende, como una desventaja “natural” para llevar a cabo el acto de escritura. La poesía en Sonora en los albores del siglo XXI ha mostrado, con el variado cúmulo de voces que Alba Brenda Méndez E. ha logrado reunir en este volumen, que el encontrar las imágenes necesarias y convertirlas también en un hecho artístico no requiere de emigraciones sugeridas u obligadas a las metrópolis culturales, alejadas de nuestro entorno.

La poesía contemporánea nos muestra, entre otras cosas, que se puede estar y pertenecer a cualquier parte siempre y cuando se tenga la habilidad artística de atrapar el instante de revelación y de profundidad existencial que se convierte en poesía. Los poetas, pues, nos enseñan que finalmente el acto poético busca trascender el instante y otorgar a éste una profunda significación. De esta manera, la siempre inagotable necesidad de expresar mediante la escritura artística demuestra que el carácter cualitativo del lenguaje poético se proyecta aún más allá de las geografías culturales privilegiadas que han marcado el rumbo de la historia literaria. Al decir más allá, desde luego, no implica ignorar su contexto, pues estas voces crean aquellos mundos que se apropian de la naturaleza agreste (toda la luz, el implacable hábitat del desierto, el calor, el frío y el mar, por ejemplo); asimilan su entorno para convertirlo en metáfora de las contiendas y los placeres que conforman los mundo interiores que se convierten en realidades representadas. Esa es la unidad y el carácter que este conjunto de voces muestran en esta antología. En ella se dan cita aquellas expresiones urgentes de proferir realidades estéticas que se han multiplicado en la palabra escrita de nuestros poetas. Como siempre sucede, los poetas traspasan las preocupaciones sobre lo inmediato y nos recuerdan la necesidad de otorgarle una profunda significación a los actos cotidianos.

Podrá decirse que desde los albores de la Humanidad siempre ha existido la necesidad de tener presente el lenguaje poético para así cumplir con su función preponderante; la conjunción entre lenguaje, ritmo y belleza tienen y han tenido un papel, incluso dirían, necesario y terapéutico para darle esencia y verdad a nuestras vidas. Por eso es motivo de celebración la existencia de esta nueva antología, pues además de cumplir con ser una actualizada muestra de la poesía contemporánea, también da pistas sobre las particularidades y las cualidades del trabajo poético de quienes participan en ella, para así poder continuar en la tarea de aprehender los mundos posibles que cada poeta ofrece.

La independencia estética de la poesía nos ayuda a entender las imágenes como posibilidades de existencia. Lo que uno ve, en parte, es lo que uno ha aprendido a ver: la poesía es una privilegiada ventana al mundo. Y lo visto resulta limitado si no se enriquece con la vivencia del otro, con la compleja vivencia del otro que incorporamos a nuestra experiencia mediante esa explicable (y a veces inexplicable) aprehensión del mundo que se nos ofrece con el cuidado artesanal del orfebre.

Es, pues, un privilegio poder ingresar a la contemplación de esos mundos poéticos que nos ofrecen los poetas en Concierto de lo entrevisto. La vastedad de nuestros paisajes, de nuestro medio, se mezcla con nuestros mundos contrastantes: mundos interiores, exteriores, igualmente complejos y variadamente representados que sólo encuentran su existencia mediante un instrumento, el lenguaje, que requiere no sólo de un connotado talento para observar la realidad, sino también de una minuciosa e incansable disciplina no muy alejada de la del escultor que trabaja con vehemencia la piedra.

Así es como surgen estas voces que irrumpen por sí mismas, trascienden géneros, fronteras geográficas e identidades culturales estereotípicas. Si a lo largo de la historia de la cultura se nos había enseñado a buscar lo que no éramos, hoy la poesía sonorense demuestra que el camino es distinto; que al conocer al otro no necesariamente tenemos que imitarlo. Concierto de lo entrevisto, antología de poesía contemporánea en Sonora demuestra que estar en la cima, en el centro, en el origen, obedece a un hecho esencial, profundamente humano, que va más allá de las tradiciones estéticas de siempre. […]

Tan sólo pensemos, por ejemplo, en la importancia del cuerpo erótico y su representación mediante una voz poética que lo autodefine: sólo el acto de la poesía puede llegar a otorgarle un lugar nuevo, en un mundo distinto. Lo proferido (y lo escrito) buscan, paso a paso, dejar huella, trascender: alcanzar un punto que los convierta en hechos estéticos universales atemporales.

OCHO POEMAS DE CONCIERTO DE LO ENTREVISTO

NO LE PISES LA COLA
Por Manuel Parra.

La niña de mi recuerdo
perdida no sé dónde,
su huella en la escalera
sube en zig-zag,
se toma del pasamanos sin pintura
y guarda la goma de mascar olor a yerbabuena.
Me asomo al corredor
–viento helado de enero–
a mirar su abrigo descosido

EL PELÍCANO
Por Laura Delia Quintero García

Alguna vez
vi un pelícano
inválido de alas
varado
sobre una fuente que olvidara el agua
En sus ojos el mar era nostalgia
y el sueño un pez de luz
que a su contacto
se esfumaba.

MUJERES DE MAR
(fragmento)
Por Cristina Rascón

las mujeres de mar están por todas partes
tienen la piel reseca
los labios manchados
ojeras
carraspera
las mujeres de mar tienen los huesos de sal y las manos de arena
el sexo espumoso y blanco
el cabello fuerte como lianas de alga
(como todo lo que piensan)
son sólidas y permeables
generosas y esquivas
saladas y transparentes
aquí en Viena caminan cabeza en alto pensamiento abajo
(como el agua que arrastran en la orilla de su océano privado)
aquí en Viena se comercia el agua de mar en frasquitos
sus mujeres hacen fila en las apothekes y lo llevan en bolsos y maletines
en la guantera del coche
atado al asiento de la bicicleta
cada dos o tres horas presionan el spray sobre su garganta abierta como un remolino
y se lo tragan y respiran contentas
por un minuto desaparecen las ojeras
los labios manchados
la carraspera

LLENO DE VACÍO
Por Manuel Murrieta Saldívar

He sabido de ciudades y desiertos,
de multitud de bocas
y de libros
y nada me conmueve
tanto como el olor a nada
del olvido.
He llorado,
y casi de rodillas,
impostores me han acribillado con su vista
y si acaso aún sostengo gravedad
es porque conservo tu rostro a cada instante.
(La noche en que escuché
por vez primera el canto de los grillos
fue cuando mi madre amó a su manera).
(El día que quise ser distinto
fue cuando escribí un verso en tu libro de química).
(La tarde inolvidable no fue la de la lluvia,
sino la del beso que te di con una mariposa
y a cambio recibí el aire que me llevó a tu casa).
(Todavía recuerdo la mañana en que mi cara
buscaba el horizonte,
sonreí a tu lado
y juntos inventamos un lenguaje
que conquistó un cometa).
He sabido entonces de lejanías sin paraguas,
solo de todo, incluso de primaveras y poemas,
pero he sabido mucho mucho más
de grandes hecatombes y miserias
como llegar muy tarde a tu recinto
y encontrarme tan sólo con tu ausencia
tan rápido olvidado
tan lleno de vacío
como si nunca hubiera habido espacio para mí…

SILENCIOS BURLESCOS
Cristina Murrieta

Escuchando el silencio
de la noche sombría,
yo vivo el recuerdo
y vivo mi vida,
añorando y deseando
la unión y alegría
de dos almas perdidas:
la tuya y la mía.

EL FRUTO DE LA HIGUERA
Por Gloria Barragán

Alguien me heredó la locura de
escribir,
algún ancestro de idílicos matices,
quizá vagaba por los linderos del
insomnio
y mordía el fruto amargo del
desprecio
con la satisfacción interior del
garabato
bebiendo y comiendo palabras
para apagar la sed.

EL MUNDO
Por Bruno Hernández Leyva

Se ha terminado
es el mismo cielo
el mismo cristal
en la roca
Hay de nuevo
sólo un par de huellas
en la angustiada arena
de una playa
que no conozco.

POSTIGO DE PIEDRA
(Fragmento)
Por Juan Manz

Postigo de piedra
Ahora miran
Los que saben ver a través tuyo
el confín de lo entrevisto:
universo próximo a marcharse
a innumerables años luz
de su entrada al tiempo
La mirada humana
que retoza en la guardería
para estrellas recién nacidas
bajo el atisbo del cristal
de su óvalo diamante
descubre tu silueta
pilar inmenso de polen cósmico
inmensa nubosidad de caracola
luminoso molinete en la negrura del vacío
embudo gigantesco
a través de quien se llena y se vacía
el vaso unitario
con el flujo gasilerdo
del agua con el fuego
del fuego con el polvo
de los pequeños y los grandes mundos
Piedra en remolino
arrojas el primer guijarro
pero no puedes ocultar aunque lo calles
el eco que revela el trauma umbilical de tu fisura

POETAS ANTOLOGADOS

Gloria Barragán Rosas • María Buitimea • Ignacio Bússani
Daniel Camacho Higuera • Iván Camarena
Norma Corella de Cesareiti • Beda Laura Domínguez Soto
Nelson González Casaravüla • losé Alberto Guerrero Ortiz
Ana María González de Rui/. • Bruno Hernández I,eyva
Alicia Hinojosa García • Juan Manz Alaniz
Inés Martínez de Castro • Hugo Medina
Alba Brenda Méndez Hstrada • Sandra Mortis
Isabel Cristina Murrieta López • Manuel Murrieta Saldívar
Ma. Belén N. de Martínez de Castro • Jorge Ochoa Contreras
Manuel Parra Aguilar • Laura Delia Quintero García
Cristina Rascón • Josefa Isabel Rojas • Mara Romero
Josefina Saucedo Morales • Yolanda Treviño Terrazas
Silvestre Uresti • Carlos M. Valenzuela

Contacte a la compiladora, Alba Brenda Méndez: abmendez22@hotmail.com
Para adquirir esta obra en México: editorial@garabatos.uson.mx

Para venta en Estados Unidos.
Ordene aquí, envío inmediato


Ejemplares limitados


comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,318,252
- Últimas 24 horas: 188