Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

Como párvulos que sacrifican los silbidos de pájaros carpinteros/acate tus precipicios dóricos/que exigían patinajes de manantiales salinos…

Imágenes de archivo.

Desde los incunables

Por Carboinael Rixema*

A Juanito Martínez Cepeda,
mi abuelo, quien “tal vez”
hubiera escrito este poema
a mi madre en su eterna espera.

Día de publicación: 15- Mayo- 2009

Desde los incunables
vine con vituperios,
sigilando luceros
que las taciturnas colmenas
aquejaban como yaguas.

Como párvulos que sacrifican
los silbidos de pájaros carpinteros,
acaté tus precipicios dóricos
que exigían patinajes
de manantiales salinos
y comparsas.

Así cuajando
las moléculas heridas,
armonicé las savias
de tu yagrumo
y en tus aparentes cicatrices al erizo,
hinqué de esas canoas selectas.

Hasta bendije
tu copa de hada
que arrieros de belleza
con justicia alucinan.

Ni el himeneo detuvo
tu socorro
que como alabastro de tu altura,
embriaga tus anudados bohíos.

Y en la beatitud del puerto,
nutrí de sílabas
a las nodrizas que sin soles
impactaban tu azucena de cautiverio.

De mis polvorientas
pisadas, adentraron
el arpa de tu cielo
y melancolía, mordiendo
mis entregas

hasta que el vuelco heliotrópico
inicie de inquietudes
tus alabanzas
que salen de mi cólera,
alma ingenua e
hija de mi aquilésico andamiaje.

Carboinael Rixema

16 de enero de 2009

El autor en foto reciente

Para parir del llanto

A Juan Sáez Burgos (Juanito),
amigo poeta que en paz, descanses.

Para parir del llanto
una diadema
de fonemas que traspasen
los pronósticos como rayos,

hay que mantener
fragancias
y rendir
de orillas,

hogueras
que desanden prismas
como líquidas
verjas.

Laminar
los necesarios arquetipos
y desatar
los almanaques

que sin paciencia
amarilla,
almacenan
mármoles de bóvedas y manecillas,

Arrullar las
ruinas
y dejar
que el imberbe reír

de monemas,
camine
de zorzales
con la instancia.

carís.

Geografía antillana
A: Sylvia del Villard,
por un poema muy tuyo,
en mi Cafre Punto
del Quinto Culto (1992).

“¡Ohe nené!,
ohe nené!
Adombe gangá mondé,
adombe.
Candombé del baquiné,
candombé”
Luis Palés Matos

Hiptonizado
por la fragancia de un cartográfico zarabandeo,
quiebro de volcánicas porciones
los erutos que pliegan
de tuntunes
a mis gelatinas.

Salgo,
y saboreo
a los de cueros cañavéricos
que arañan cocoteros
con junjunes de sus tumbas.

Escupo
frente a las polvorientas
pepitas que zumbó
el guaraguao a su caserío
con cola cañavérica.

Paternizo
a la atajada amnesia
que parlotea
sobre vísceras
la ondulante tintorera.

Apunto de arrieros
la provocante lisonja
que piragüero buscó
con cubierta popa.

No persigo
chamusqueo
de tiza
que artimañas venenosas
persignan.

No reluzco al guatibirí
que naboria dejó
en su pamplina.

Entrego los artefactos
al manantial sin sabor
que lo putrefacto
elevó.

Paralizo los sinsontes
de alabastro
que con golpes de tufo
pugnan y marcan
el tímpano topográfico
de mis paqueteros carnavales.

No averiguo
si el macaco Samuel
o la tuca Elena
miraron de soslayo
al latigo
que el mariposeo alza
en su antesala.

No equivoco
al lamido de comparsa
en que gime
mi pierna.

No arropo
al murmullo
que sufren de contiendas
los alhelíes.

No rujo de leña
a la morra
que cubre de copas
sus cadencias.

Arribo,
rompecabezas maquinal
que desecha
de plantados columpios
piezas por piezas.

A los que piensan, han pensando y pensarán

A un centauro con uni-cuerno:
Jorge Mendoza

En un ángel que
en su alateo desperado
vuelca su sien hacia lo adverso,
y se transporta
de tornado-soles
sus elocuencias,
yace mi silencio.

En ese marco
de armaduras y minotauros
busco mis trizas
para adquirir de versos
lo interminable.

Ahí, desde el pretérito
hasta la condición de no ser,
ruego mis coberturas.

Desde el no ser
hasta la arena
donde la historia
hizo de argumentos
sus materias,
relevo de aberturas
la pisada andante
de tu piedra,
aparente epícentro
de torbellinos.

Aquí desde mi acuosa experiencia
y desde el sitial incensante,
simulo entender
sin que estratos
mareados por brillos
apoderen de insinuaciones.

Conteacte a Carboinael Rixema, seudónimo de Carlos Rivera: carboinael@hotmail.com


comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,280,043
- Últimas 24 horas: 160