Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

Agualava en frotación constante./Agualava por vos mi amor de veinte identidades./De a sorbos te ofrezco mi agualava paraíso./Mi edema ensanchada./Mi rocío de muslo disgregado

POESÍA

LA PUNTADA PENETRANTE DE LA POESÍA


Imágenes: archivo de Culturadoor

—Especial para Culturadoor.com—

Día de publicación: 4-Marzo-2008

EMILY BRONTË

Emily Brontë: sacúdete el cuerpo y vuelve a la vida.

Escribe para mí ese capítulo negro en donde la bruma descubre tu máscara de fuego
y el salvaje placer de liberar las manos como águilas.

Yo te envidio, Emily,
sin más excusas que las raíces nocturnas que unían tus pies al centro de la tierra.
Por eso te exijo que prolongues el insomnio;
que vuelvas hacia mí tus ojos de borrasca envejecida,
que extiendas tus manos hasta tocar todo lo que sueño.

Gira alrededor de mi cabeza el plumaje de tu cuerpo
y junto con él tráeme la última ráfaga que amaste.

Emily Brontë: roe la madera y encuentra el camino de regreso.
Aunque ahora duermas solamente bajo el tibio reflejo de la luna
donde nunca despiertas al llamado de la hierba.

(de Los despojos del diluvio)

LA FUGACIDAD DE LAS LUCIÉRNAGAS (XXXVIII)

Mendiga entre los pobres
voy recorriendo las estaciones de un pueblo deshabitado.

He probado hacer el amor con novios anteriores.

Nada más molesto que un papel usado para limpiarse la boca.

(de El hombre del sombrero azul)

LA PUNTADA PENETRANTE DE LA POESÍA

De una vez por todas hagamos algo de valor.

Arrojemos al fuego el traje inservible de poeta,
los anteojos opacos de la literatura de molde,
las estupendas manoplas de la estupidez.

Que nos perfumemos solamente con el aire.
Que nos arranquemos la sudorosa piel de los halagos.

De una vez por todas hagamos algo de valor.

Un canto que reanime a los muertos
y pase su llamarada por sobre el letargo de los escritores.

Algo de valor.

La lucidez de la poesía.
La intuición de las palabras arrojadas desde la garganta del misterio.

Basta de las rondas nocturnas
en donde se lucen las ropas más que las genialidades.

Estoy cansada de los pobres lectores confundidos.

Ante el poema
quedar encorvados como el cuello de un cisne.

(de El hombre del sombrero azul)

EL RECREO

El teniente querrá beber algo en su descanso.

No gracias.

Sólo un poco más de sangre.

(de El hombre del sombrero azul)

AGUALAVA

Agualava cae de mi sexo.
Aguafuerte de químicos poderes.
Agua de prisión desmedida.
Agua de pequeña prostituta subterránea.

Agualava cae de mi sexo.
Pintado artilugio de mis labios.

Agualava aguaceite en borbotón de añeja ingle carcomida.
Agualava aguaceite de espeso puntapié en caída libre.
Agualava en queja de paracaídas.
Agualava en frotación constante.
Agualava por vos mi amor de veinte identidades.

De a sorbos te ofrezco mi agualava paraíso.
Mi edema ensanchada.
Mi rocío de muslo disgregado.

Yo te ofrezco mi dulce artimaña de gacela.
Mi amague de nudo.
El ardor de mi ojo de circo.
O el timbal de cópula en permanencia.

Gruta áspera de pico que penetra
la púrpura pluma de aire cuando gozo.

Agualava y su fluir en cauce anónimo.
Agualava y su tambor en talle de gladiolo.
De gorjeo.
De gruta acorazada.

Agualava por vos mi amor de quince abrazos.
Agualava aguapéndulo de piedra para ser fundido en franja de furia.

(de Soy dos y una se anticipa)

PISTA DE BAILE

y yo bailaba mi diminuta Italia
-ópalo de pista untada de muerte ahora-
y yo bailaba en hueco de hiena la verdad aristotélica
en orfandad de navío errante yo bailaba
mis piernas taconeando la madera
-los orgullos agónicos ahora-
y yo bailaba
con pablo con mariano con josé el fenicio maloliente
a través de la ventana tu oscuro maldecir de novio
y yo bailaba la melodía erguida
los póstumos repiques de útero
la menta en mi vaso de vapor y yo bailaba
los sillones eran góndolas de anclaje
un hilo hecho de sábado
una mesa en reposo
-los gatos escondidos en la luz a veces nos traicionan-
pero yo bailaba la eternidad de tu recuerdo el bretel de flores
bailaba en idiomas irresueltos
festejando mi naufragio mi partir hacia lo que queda
-un gramo de dolor se aferra a mí en estos días-
pero yo en mi hamaca de diosa o de zarina
yo bailaba la portentosa música
mi suerte tu whisky tu hermosa hermana

(de Soy dos y una se anticipa)

TU CUELLO VIOLETA ENTRE LA NOCHE

Como la poderosa anémona de la vigilia.
Como una púa perpetua tatuándote tus mejores muslos.
Como la serpiente enemistada de la selva
te atrapa mi cardumen infinito,
mi nalga abierta,
el ruido tempestuoso de mi aire viciado.

Te atrapa solamente con la punta de sus piernas
mientras los curiosos caen como velas absurdas.

Tu piel de escamas de lobo.
Tu cuello violeta entre la noche.
Tus manos enormes cediendo paso en este lago leve de mi cuarto.

Cuando te encuentro siempre finjo ser inocente.
Sin embargo te atrapo cadenciosamente
con lenguas tenaces,
con mi filoso jadeo de ermitaño,
con mi camisón de seda verde.
Te atrapo en el sinuoso paraíso infame del sexo.

Porque hacerte el amor es parte de mi rito
como lamer el espacio vacío en tus rodillas
o conquistar los nudos de nuestro pasado inservible.

Hacerte el amor es parte de mi fuerza.
Todo bajo la antorcha muriendo.
Todo por sobre los otros.
Por sobre la noche ácida de mi vida.

Mejor pensar que los osos temibles de la infancia no vuelven.
Mejor hacerte el amor
como la reina exiliada
y tocar tu hueso absoluto
y traerte hasta mí.

Animal desatado en mi tormenta.
Bestia infiel rejuveneciendo en mi cama.

(de Los equipajes invisibles)

LA INMERSIÓN NOS REFLEJA TAL CUAL SOMOS

al hombre de flecha de imán húmedo

cada vez que vuelvo a ese cubo de luz en donde flotan tus ojos submarinos
cada vez que intento devolverme a tu traje de acuanauta y a tu músculo ceñido
y que regresan las tardes de intrépidas tormentas
y mi entonces pequeño cuerpo atiborrado de cables telefónicos en una estéril cabina de
/un pueblo del sur
cada vez que reanudo la muerte de la amiga
el raso púrpura que te endulzaba el semen derrochado
o cada vez que tu dedo interminable merodea esta silla que ahora me deleita
cada vez que en posiciones extremas los ojos incautos de los vecinos se impregnan en
/el vidrio, en la maceta cómplice
cada vez que me zambullo en la opulenta carne que aún bebemos gota a gota en lo que
/ se sueña
cada vez que en tu diáfana ingle de aguardiente me rozas la vida la urgencia las
/amarras

(era el tiempo imprevisto,
era el tiempo de la cadena que aún luzco en noches de fiesta,
era tu pierna erecta como un mástil de fiebre,
era el incesante automóvil hacia el hotel que todavía nace en el sur,
era la duermevela con que adherimos nuestros cuerpos a través de los kilómetros de
/espera,
era el tibio escozor de aquello que perdura siempre aunque nos duela)

cada vez que trago lo que extraigo de tu densa piel después del mar
sé que alguien conspira contra el mundo
y grita que no debo

sin embargo
yo me acerco a mi acuática mochila para olerte
como se huelen los búfalos antes de aparearse
como se huelen las camisas aún tibias de los muertos
como se huele el siempre fresco cadáver de la infancia

(de En órbita de fuego)

Patricia Díaz Bialet: nació en Buenos Aires (Argentina) en 1962. Poeta, Profesora Nacional en Idioma Inglés egresada del I.N.S.P. Joaquín V. González, Co-conductora radial del programa cultural El Descubrimiento en FM 88.7 La Tribu. Actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Actuación en el Instituto Universitario Nacional de Arte. Publicó los libros de poesía: “Los Despojos del Diluvio” (1990); “Testigo de la Bruma” (1991); “La Penumbra de la Luna Llena” (1993); “La Dueña de la Ebriedad de la Rosa” (1994); “Los Sonidos Secretos de la Lluvia” (1994); “El Hombre del Sombrero Azul” (1° ed., 1996, 2° ed., 1998); “Papeles de Resurrección” (versión en castellano de Resurrection Papers, de la poeta estadounidense Heather Thomas, 2004). Poemas suyos fueron incluidos en la película “El Lado Oscuro del Corazón II” de Eliseo Subiela. En febrero de 2005 fue invitada a presentar su poesía en la Feria Internacional del Libro de la Habana, Cuba. Entre sus premios se encuentran: 1° Premio Fundación Argentina para la Poesía 1987, 1° Premio Fondo Nacional de las Artes 1989, 1° Premio Fondo Nacional de las Artes 1993.

Para comunicarsecon la autora: pbialet@ssdnet.com.ar


comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,362,399
- Últimas 24 horas: 366