Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

CUANDO LA DIVERSIDAD ES VISTA COMO PELIGRO, EL MAYOR RETO QUE ENFRENTA NUESTRA COMUNIDAD NO ESTÁ EN LA RESIDENCIA LEGAL SINO EN TOMAR CONCIENCIA DE LA NECESIDAD DE TRASMITIR NUESTRA CULTURA.

Cinismo Cultural

Por David Alberto Muñoz

Nuestra cultura está en peligro…! Éste es el resultado de la proposición 200.

—Lo que pasa es que los hispanos no leen compadre.
—¿A poco los gringos sí?
—Bueno, digamos que la sociedad actual, por regla general, no quiere leer, prefiere verlo todo por televisión.
—Y con eso de la proposición 200, las cosas se van a poner color de hormiga. ¿Usted ya la leyó compadre?
—¿Cómo? No compadre, no tengo tiempo.

Sabor a desilusión y apatía

Desde que pasó la proposición 200, resulta curioso ver la forma en que se han desarrollado los movimientos políticos dentro del estado de Arizona. Pero más curioso es darse cuenta de los posibles cambios que veremos en los próximos meses.

Cabe preguntarse cuál será el efecto de la propuesta 200 dentro de la vida cultural, específicamente la literaria, de nuestra comunidad arizonense.

La sociedad estadounidense acarrea, por ya casi un siglo, un cinismo muy alejado de la filosofía representada por Diógenes de Sínope. Los cínicos expresaban la mentalidad de las capas democráticas de la sociedad esclavista; entendían que la base de la felicidad y de la virtud se encontraba en el desdén por las normas sociales. En otras palabras, había que dudar y cuestionarlo todo, sobre todo el poder y la autoridad.

En el siglo diecinueve, Occidente experimentó una ola de optimismo. Se pensó que la humanidad había alcanzado el clímax de su existencia. Se creyó que la ciencia, los avances tecnológicos y el humanismo moderno llevarían a la sociedad a altos niveles culturales. Se llegó, incluso, a pensar que en determinado momento las guerras desaparecerían. Pero sabemos que no fue así. Aquel entusiasmo se acabó con la primera y segunda guerra mundial.

Después llegaron los años sesentas, la guerra de Vietnam, la revolución sexual, Watergate, el conflicto de Irán, Mónica Lewinski, las torres gemelas y la guerra en Irak, incidentes, todos estos, que han dejado sabor a desilusión y apatía.

El que no encaja se friega

La gente en la actualidad ya no cree en nada, nuestro mundo parece concentrado en me, myself, I.

En el siglo XXI, dentro del país del Tío Sam, existe un alto nivel de discurso puritano. Aquel cinismo predicado por Diógenes es mirado a la luz del esto es negro y esto es blanco; las diferencias ideológicas han desparecido; lo que antes pudiese haber sido diversidad ahora es visto como peligro sobretodo cuando no se encaja en main stream America.

—En otras palabras compadre… ¿el que no encaje que se friegue?
—Por ahí va la cosa.

Los efectos directos de la proposición 200 en la comunidad hispana no serán solamente la discriminación que ya todos experimentamos. Ni tampoco la falta de espacio para los escritores que todavía escriben en español. ¡No hay nada nuevo bajo el sol! Lo que sí podemos concluir es que el cinismo cultural que se expresa en el deseo de culpar a los hispanos de los problemas sociales y económicos de esta nación ha venido a modificar, por un lado, el nivel sociopolítico de nuestra comunidad. Las nuevas generaciones ya no trabajan en el campo agrícola, se gradúan de las universidades con profesiones y títulos de posgrado.

El reto: la forja de una identidad cultural

Pero el saber lo que pasa no es suficiente para rescatar nuestra cultura de este holocausto. Cosas sencillas como la lectura o la escritura en nuestra lengua natal, serán, quizás, mejores acciones contra la falta de humanismo.

Por otro lado, debemos de ver el cuadro en toda su dimensión. Los negocios hispanos crecen día a día. Para bien o para mal, nuestra comunidad permanece dentro de este suelo que, por cierto, alguna vez fue nuestro. El mayor reto que enfrenta nuestra comunidad no está en la residencia legal sino en que tomemos conciencia de la necesidad de trasmitir nuestra cultura, nuestra lengua, a las nuevas generaciones. Por aculturados que estemos, los inmigrantes vamos forjando una nueva identidad. Somos inmigrantes viviendo en el exilio y por ello no debemos de permitir que el cinismo cultural, demostrado por aquellos que están en el poder, maquille nuestros rostros.

Contacte David A. Muñoz: david.munoz@cgcmail.maricopa.edu Tel. 480-732-7173.


  1. 1 Trackback(s)

  2. Sep 23, 2010: CULTURAdoor » » Culturadoor 46
comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,388,206
- Últimas 24 horas: 250