Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

FRONTERA POLITICA

A Cristina Murrieta, reconocida política sonorense y promotora cultural—coorganiza eventos literarios como Horas de Junio, coproduce el programa radial El Rincón Bohemio, representa a Editorial Orbis Press en México, escribe sobre costumbres y culturas regionales—dada su cercanía con Culturadoor, se le preguntó sobre sus aspiraciones políticas y se le solicitaron sus impresiones sobre la reciente visita de López Obrador a Sonora. El resultado, para nuestra sorpresa, no fue una entrevista convencional, sino un texto periodísticamente más atractivo y novedoso: con su puño y letra hace una defi nición política en exclusiva y redacta el documento que aquí publicamos. Es una especie de manifi esto ideológico y de crónica, producto de una ferviente militante que defi ende sus ideales con pasión y promueve a su candidato confi ada en que es la mejor opción para un México siempre necesitado de cambios profundos. Aquí lo reproducimos íntegramente por su interés ciudadano y por su valor documental, consecuentes con nuestra decisión editorial de cubrir el tema político, en la sección Frontera Política, a partir del número anterior (Culturadoor # 49 y www.culturadoor.com) en el que manejamos una amplia entrevista con Felipe Calderón, su contrincante del PAN.

Fotos: Culturador/Leo Cervantes/Cristina Murrieta

HERMOSILLO, SONORA. Para aclaración de muchos: ¡NO LA QUISE NI LA QUIERO! Y me refiero a la candidatura para la Presidencia Municipal de Hermosillo y el que me incluyan como precandidata no me hace sentir mal… simplemente, dejo que digan, que escriban, que piensen y que rumien lo que quieran…y agradezco las manifestaciones de apoyo de mucha gente y de muchos medios. Soy PERREDISTA, así, con mayúsculas, soy mujer de palabra y de acción…soy de hechos y de compromisos y el PEJE, AMLO…ES MI CANDIDATO… aquí, ahora y mañana y el próximo julio MI VOTO SERÁ PARA ÉL.

Mi color es el amarillo y lo será en el futuro, porque estoy plenamente convencida del Proyecto de Gobierno de mi partido, proyecto que impulsó Andrés Manuel en su gobierno en el D.F. y que es el que convenció a millones de mexicanos y mexicanas, además de su carisma, de su honestidad, de su firmeza y de su coincidencia con las demandas de nuestra gente… y, sí… ¿por qué no? También ha convencido a muchísima gente esa mirada de ternura, esa sonrisa entre burlona y dulce y esa forma de hablar, que parece amañada, manipulada para atraer forzosamente la atención…y esa claridad absoluta para decir verdades y mofarse de las tarugadas y de los deslices de “otros”…

Particularidades de su persona, que hacen de ANDRÉS MANUEL, el candidato más querido y más popular (que no populista) entre hombres, mujeres, jóvenes, indígenas, profesionistas, empresarios, empleados, jornaleros, hombres del campo, gays, minusválidos y etc.….porque, al fin y al cabo, independientemente del estrato social, de capacidad física, de potencialidades mentales o espirituales, de poder económico o, por el contrario, de la falta absoluta de poder adquisitivo, no somos más que hombres y mujeres, mexicanos y mexicanas convencidos de que necesitamos UN REAL Y VERDADERO CAMBIO en nuestro País, un cambio que se refleje en las Instituciones, en las Leyes, en las Políticas Públicas, en el Programa de Gobierno, en los Presupuestos y Cuentas Públicas pero, sobre todo, que se refleje equiparadamente en los bolsillos de todos y todas quienes vivimos en México y por México…(y por México es por nuestras familias, por nuestros amigos, por la sociedad en general).

Un cambio que se refl eje en el beneficio a miles, millones de mexicanos que Andrés prioriza y lo hace en justicia, porque México arropa entre sus tierras, entre sus valles, entre sus montañas, entre los cinturones de miseria en cada ciudad a la gran mayoría de hombres y mujeres, que sobreviven con penurias, porque se encuentran en la miseria, en la pobreza absoluta y un proyecto de gobierno, que siga priorizando a un pequeño grupo de empresarios, que sólo se benefi cian a sí mismos, sin pensar en el mejor y más rico recurso: el humano, incluso, dañando y borrando de la superficie a miles de medianos y pequeños empresarios, no es un proyecto incluyente y mucho menos justo y eso: ESO ES LO QUE NECESITA NUESTRO PAÍS.

Y este pasado 27 de enero Hermosillo se vistió de amarillo y para muestra, están las fotografías del evento, fotografías sin manipular, reales, tomadas al vuelo y a reservas de dar el azotón…pero…independientemente de disfrutar la rueda de prensa (aunque algunos amigos de la prensa se molestaron) para mí fue una fi esta y fue un regalo ver la Plaza Emiliana de Zubeldía, si…esa misma, la plaza que antaño el PAN decía que era su feudo, era el lugar donde demostraba fuerza concentrando a sus simpatizantes. Hoy fue un verdadero agasajo ocular, convertida en un mar de banderines amarillos, algunos de color naranja, otros más de diferente colorido, pero todos con el nombre de AMLO, cientos de mantas con leyendas diferentes. AMLO: TE AMO…No te apendejes, vamos con el PEJE…Andrés, ¡eres nuestra esperanza! Con López Obrador, si voy, soy tuya, Andrés, con el PEJE hasta la muerte… Fuera las botas, fuera Martha, adentro el PEJE…Andrés, a Los Pinos, QUEREMOS UN CAMBIO… Te queremos AMLO…

Las Redes con ANDRÉS, las mantas de cada precandidato o candidata, hombres y mujeres, la música a todo lo que da, canciones inéditas de compositores hermosillenses, sonorense y de todos los rincones, madres de familia acercando a sus hijos, para que Andrés les diera un beso o un abrazo, manos que se estiran al viento tratando de rozar los dedos de SU candidato, ancianas que lo bendicen y le hacen la señal de la cruz en la frente, adultos mayores con el rostro sonriente, en cuyos ojos, se mantiene prendida una lágrima de esperanza, jovencitas dándole besos en las mejillas, jóvenes convencidos y activos alrededor de Andrés, acercándose, tratando de hablar en corto con él…hombres y mujeres tratando de entregar una carta, una servilleta escrita, un fólder, un regalo, tratando de tomar una foto…obviamente candidatos, candidatas, dirigentes de los tres partidos, de las Redes, de Instituciones, de Organismos no Gubernamentales, ex candidatos, ex funcionarios, periodistas y los de seguridad que intentan detener ese mar de gente que se arremolina alrededor.

Disfruté al máximo todo, porque lo viví desde otro ángulo, de otra esfera… como militante, como ciudadana, como representante de Culturadoor, haciendo a un lado todas las poses de dirigente y de posible candidata, me escabullí del lugar que me habían asignado y por debajo de las lonas y los hierros de protección logré subir a la parte más alta de las escalinatas del Museo, olvidando el glamour (¡si chuy!) y mis años, para tomar fotos y sobre todo para verifi car imágenes y hasta dónde se encontraban llenas las calles y que no me cuenten lo que a cada periódico le convino “contar”…yo sí puedo ver la diferencia entre la venida de otros candidatos a la “Emiliana de Zubeldía” e incluso la del propio Presidente actual de nuestro país,…y no tiene comparación. Ni siquiera cuando vino un candidato albiazul en 1982 y el ‘88 y en ambos casos….estuve presente y jamás hubo una concentración que pueda compararse con ésta y en las cuentas alegres de aquellos años, no rebasaban los 5000… cosa que hoy quedó como el Moro de Cumpas, ya que por lo bajito le calculamos entre 9 y 10,000 asistentes.

La plaza Zubeldía estaba repleta, no cabía un alfi ler y, al fondo, hacia el edifi cio principal de Rectoría, estaba lleno. Por la calle Rosales, estaba cerrada y completamente atiborrada de la gente que se arremolinaba desde la placita de los “Cien Años”, y a los lados las calles adyacentes, estaban sin un pequeño espacio por donde caminar. Las escalinatas del museo se habían acondicionado de tal manera que los dirigentes estatales y municipales de di-ferentes partes del estado y de los tres partidos de la Alianza (PRD, PT Y CONVERGENCIA), así como de las REDES y de otras organizaciones, pudieran estar un poco más cerca de Andrés.

Asimismo, el Consejo del Partido, en coordinación con los de la Alianza y Redes, habían determinado previamente que los precandidatos y precandidatas estuvieran en lo más alto de las escaleras, justo debajo de López Obrador.

Esto fue entendido perfectamente por todos y todas, ya que hubiese sido completamente imposible que cupiesen en la tribuna el gran número de aspirantes… sólo quedaron en él los presidentes de los tres partidos, los representantes de las Redes y los Diputados actuales… y obviamente EL PEJE: Andrés Manuel López Obrador, cuasi Presidente de México en este 2006.

Isabel Cristina Murrieta López:
sonoryta@hotmail.com/oquimachy@hotmail.com


LÓPEZ OBRADOR EN SONORA: “CUASI PRESIDENTE”

Unas diez mil almas lo aclamaban y vitoreaban, gritería que nunca olvidaré: —¡¡Peje, Peje, Peje!—como si estuvieran leyendo esa gran manta que al pie de la letra me venía atosigando por su humor e ingenio: ¡No se apendeje, vote por el peje!

Por Leo Cervantes
Culturadoor/Enviado especial

HERMOSILLO, SONORA. La mañana del 27 de enero era fría y seca pero me desperté—luego de manejar el día anterior desde Phoenix, Arizona—con entusiasmo para lo que sería una jornada histórica al menos para mí: por primera vez vería en persona a López Obrador. Me encontré casi amaneciendo con la compañera Cristina Murrieta, integrante importante del PRD en Sonora y además representante de esta publicación en sus actividades de promotora cultural. Ella iba a convertirse en una guía clave para cubrir, considero de forma privilegiada, la visita a Hermosillo de Andrés Manuel, también conocido como El Peje—por aquello de los “pejelagartos” de Tabasco.

Eran apenas las 6.45 a.m. cuando de inmediato nos dirigimos al lujoso hotel Holiday Inn donde se celebraría la rueda de prensa con el candidato del PRD a la presidencia de México. Ese acto estaba programado para las 7 de la mañana pero su avión llegó retrasado y el encuentro con los periodistas comenzó casi una hora después. Sin embargo, tuve buena suerte: aparentemente yo era el único corresponsal de prensa extranjero ahí visible lo cual provocó que fuera uno de los primeros en hacer preguntas. Rápidamente me concentré, descubrí mi condición de mexicano con décadas viviendo en Estados Unidos, y entonces concebí esta pregunta doble:

—Licenciado López Obrador, como candidato a la presidencia, ¿qué pro-puestas tiene para resolver el problema migratorio?

¿Cómo piensa evitar que los jóvenes mexicanos sigan emigrando hacia los Estados Unidos?

El “Peje” me miró y fue directo y conciso, sentí que respondía sólo para mí y a los millones de paisanos a quienes yo creía representar en ese momento.

Obrador elaboró estos dos puntos y conceptos en su respuesta. Primero, generar nuevos empleos y segundo “terminar el sistema neoliberal que ya han ejercido durante los últimos 23 años nuestros gobernantes”, dijo textualmente. Luego se vino la avalancha de preguntas de los reporteros locales y nacionales que habían llegado a tiempo aun con el desvelo encima, me consta.

De entre el mar de preguntas y respuestas, recuerdo que una de las propuestas novedosas que mencionó fue que tratará de enmendar la Constitución para que el Ejército Mexicano tome parte en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico. Así de sencillo y claro, como fueron todas sus respuestas, como es la impresión que sus seguidores tienen de él lo cual contrasta con la tradicional demagogia y verborrea de los típicos políticos mexicanos. Quizá esto tenga que ver con lo que me pareció ser un hombre sencillo y franco, que sabe que va al frente de las encuestas a veces por más de diez puntos pero que, sin embargo, llega a Sonora, el segundo estado más grande de la República, con tan sólo dos asistentes. Sin tanto guarura, pues, únicamente dos: uno que la hacía de secretario y otro de seguridad, cuando se sabe que los candidatos de los otros dos grandes partidos cargan un protocolo de decenas de personas.

Bien, terminada la rueda de prensa, López Obrador salió en estampida hacia su segundo destino, la histórica y famosa ciudad de Cananea, entre otras cosas a visitar la cárcel, motivo de corridos revolucionarios, donde fue recibido como una especie de salvador por los trabajadores, especialmente mineros. Ese mismo día, alrededor de las cinco de la tarde, regresó a Hermosillo para veinte minutos después presentarse en uno de los corazones de esta urbe de casi un millón de habitantes: las escalinatas del Museo y Biblioteca de la Universidad de Sonora, en el cruce de las traficadas avenida Rosales y Bulevar Transversal, como todavía se le conoce. Y ahí fue el clímax, la orgía partidista, totalmente amarilla. Unas diez mil almas lo aclamaban y vitoreaban, gritería que nunca olvidaré:

—¡¡Peje, Peje, Peje!!—como si estuvieran leyendo esa gran manta que al pie de la letra me venía atosigando por su humor e ingenio: ¡No se apendeje, vote por el peje!

Entre estas aclamaciones subió al templete, se entonó el himno nacional y posteriormente la presidenta del PRD en Sonora, Hildeliza González Morales, comenzó un discurso a manera de presentación del candidato. Sin embargo, no cayó bien en el ánimo de la audiencia desesperada ya por escuchar a Andrés Manuel. Hildeliza, ni modo, tengo que consignarlo, fue abucheada por el público, apresuró la terminación de su oratoria para dar paso al Peje.

No supe ni cómo, pero pude calcular la duración de la intervención de López Obrador quien habló exactamente una hora, hasta las 6.30 p.m. Ese tiempo fue suficiente para que enumerara todos y cada uno de sus “32 Compromisos”, como así le llama, con el pueblo de México y, por supuesto, con Sonora. En ese lapso, además, pudo criticar al presidente Vicente Fox y al “nuevo innombrable”, es decir, no a Salinas de Gortari sino a su contrincante del PRI, Roberto Madrazo. Para rematar, con la picardía y humorismo que también caracteriza sus discursos, comentó de ellos que les va a cobrar “derechos de autor” porque le están plagiando algunas de sus propuestas, programas e ideas. Y citó: “Por ejemplo, Fox y la pensión a los mayores de 70 años y Madrazo que quiere rebajar los precios de energéticos como la luz, gas y gasolina”.

Después de enumerar y comentar los 32 compromisos, los firmó ante el público, dio las gracias y nos saludó a tres de los presentes, ¡incluyendo al que esto escribe!, ya que estaba yo situado justo bajo el escenario. Por supuesto, en otro buen golpe del destino, y gracias a los contactos como el de Cristina, debo decir, me sentí como al principio: privilegiado por la suerte.

López Obrador entonces enfiló hacia la salida del templete mientras recibía documentos, peticiones, propuestas, finalizando su jornada con los seguidores sonorenses que algunos catalogaron también como histórica—al otro día los periódicos se peleaban por el “juego de los números” de la asistencia, unos decían 4 mil 500, otros 7 mil, yo sólo sé que fueron muchos, muchos, muchos y con ellos en mi mente me fui a una noche de bohemia imaginando cómo sería mi México dentro de los próximos seis años…

Contacte a Leo Cervantes: leocadioc@netscape.net



  1. 1 Trackback(s)

  2. Oct 2, 2010: CULTURAdoor » » Culturadoor 50
comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,871,498
- Últimas 24 horas: 59