Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

OPINIÓN

Voto por voto en aras de la unidad y el destino de los indocumentados


Fachada de una vecindad en el centro de la ciudad de México
(Foto Culturadoor)

Por Dr. Manuel de Jesús Hernández-G

Participo en el debate sobre las elecciones como un chicano a quien le preocupa el destino de los 26 millones de personas de ascendencia mexicana en Estados Unidos. En estos momentos surge un México dividido como resultado de la reciente elección presidencial cuya diferencia de voto entre los dos candidatos principales es demasiada estrecha. Tal resultado debilita la lucha por regularizar a los 8 millones de mexicanos indocumentados—de los aproximadamente 12 millones nada más 8 vienen de México—bajo la iniciativa del Senado de los EE.UU.

EL IFE Y EL TRIFE:
LAS INSTITUCIONES DEL NUEVO MÉXICO DEMOCRÁTICO

En mi opinión como observador de acá de este lado, el Instituto Federal Electoral (IFE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF o TRIFE), en particular este último, necesitan seguir la ley y respetar todos los derechos de los candidatos para al fin fallar la mejor decisión posible que lleve a un gobierno mexicano de unidad nacional.

Ambas instituciones simbolizan el nuevo México democrático, pues se instituyeron bajo un corpus de derecho para evitar el dedazo presidencial. Dentro de tal contexto legal, Andrés Manuel López Obrador, candidato de un partido al cual el PRI le robó la victoria presidencial en 1988, tiene el derecho de cuestionar el estrecho resultado en el voto presidencial y pedir un recuento de unos 50.000 distritos. Adhiriéndose al IFE y al TRIFE, Felipe Calderón Hinojosa debería aceptar tal recuento y si aceptara tal decisión del TRIFE y si vuelve a ganar, aunque sea por un voto, entonces el ganador declarado del IFE, Calderón Hinojosa, podrá armar un gobierno de unidad nacional. Si Calderón Hinojosa fuera a no aceptar el posible recuento de voto por voto, surgirá otro gobierno similar al de Vicente Fox donde no se pudo lograr mucho en cuanto a un forjar un beneficioso plan nacional para todos los mexicanos.

Hasta cierto punto el TRIFE tiene que pensar y obrar de cierta manera salomónica para rescatar la institucionalidad del IFE, cuyos funcionarios principales fueron nombrados, según los expertos, por el PAN y el PRI. A diferencia, los funcionarios del TRIFE tuvieron que ser aprobados por el Congreso Mexicano. Teniendo en mente que el IFE y el TRIFE constituyen la base institucional del nuevo México democrático—instituidos para evitar el unipartidista e indemocrático dedazo— Calderón Hinojosa no debe tener miedo a un recuento de voto por voto en 50.000 distritos, como lo pide López Obrador.

Según Carlos Fuentes, bajo las dos nuevas instituciones electorales mexicanas— el IFE y el TRIFE—no se puede llevar a cabo, ni ocurrir, un fraude electoral.

A mi parecer, el recuento de voto por voto, para los 50.000 distritos, no es únicamente un desafío para Calderón Hinojosa; lo es también para López Obrador. Está en juego la realización de un maduro México democrático—burgués, cierto—y el destino inmediato de los 8 millones de mexicanos indocumentados en EE.UU.

¿DE RODILLAS BERMÚDEZ ANTE ARPAIO?

Consideren los nuevos desarrollos en EE.UU. respecto a una posible reforma migratoria: la House of Representatives o Cámara de Diputados limita su reforma migratoria a primero establecer la seguridad de la línea fronteriza norteamericana y a declarar criminal al indocumentado mexicano; están mandando miembros de la National Guard o Guardia Nacional a la frontera; un cuerpo militar norteamericano está estudiando y precisando la línea fronteriza—algo que no se había hecho desde 1848; solamente un importante político chicano ha felicitado a Calderón Hinojosa por haber sido el candidato que (según el IFE) recibió el mayor número de votos, no por ser el Presidente electo de México; los activistas pro-inmigrantes están participando en un campaña para aumentar el número de votantes chicanos, latinos y norteamericanos para tratar de sacar del puesto electo a los políticos expresadamente anti-inmigrantes y que se oponen a una reforma migratoria; y en una manifestación del viernes 14 de julio, llevada a cabo en Phoenix, Arizona, un renombrado activista pro-inmigrante, Elías Bermúdez, se puso de rodillas y le rogó al sheriff Joe Arpaio de que no arrestara a más inmigrantes bajo una nueva ley anticoyote.

Aunque no deseo denigrar el activismo tipo cristiano ya que minó y derrumbó el Imperio Romano, ¿representa el acto de Elías Bermúdez la nueva forma de lucha contra la hegemonía del vecino, especialmente con respecto al destino inmediato de los 8 millones de mexicanos indocumentados en los EE.UU.?

¿A ese tipo de lucha podría llevar a un presidente Calderón Hinojosa si no considerara y aceptara el recuento del voto propuesto por el PRD—un partido que en su surgimiento y formación vio unos 600 de sus militantes asesinados por fuerzas políticas hegemónicas? No que el PAN no haya tenido también mártires dentro del proceso de democratización de México, como Manuel Cloutier. Desde mi punto de vista de acá de este lado, en una lucha a favor de los mexicanos en EE.UU. vale más un México unido, es decir, un gobierno de unidad nacional.

¿JESÚS DIED IN IRAK:
EL DESTINO DE LOS MEXICANOS INDOCUMENTADOS?

Un México dividido por razones de una elección presidencial demasiado estrecha, especialmente si no se resuelve de forma satisfactoria para todos los partidos políticos mexicanos y se forja de esa manera una gobierno de unidad nacional, me recuerda el reciente documental JESUS DIED IN IRAK (2004; Jesús murió en Irak) el cual presenta el destino de un joven tijuanense que tanto creía en la superioridad de la sociedad norteamericana que convenció al padre que inmigrara a San Diego para que el hijo pudiera ingresar a una fuerza militar de élite estadounidense, los U.S. Marines, e ir a pelear en Irak para sembrar la democracia y reforzar la hegemonía del país añorado.

Bautizado Jesús, el hijo fue uno de los primeros en morir en combate al inicio de la invasión de George Bush. En contraste, el padre tenía sus reservas de inmigrar a San Diego, California y una vez que murió el hijo, el padre se unió a la resistencia contra la guerra en Irak. Afectado de manera profunda por la muerte del hijo, el padre buscó y se alió a otras fuerzas políticas estadounidense en oposición a la ocupación de Irak y, lucha tras lucha, ese frente nacional unido hoy en día ha podido convencer a la mayoría de los estadounidenses sobre las mentiras y la falsa razón dada para invadir a Irak y, por eso, el presidente Bush tiene nada más un apoyo mínimo para su guerra: el 36%.

El camino tanto para Calderón Hinojosa como para López Obrador es el del padre en el documental JESUS DIED IN IRAK. Ante los frustrantes resultados de una elección presidencial demasiado estrecha, el TRIFE necesita señalar el camino para un gobierno de unidad nacional. Una elección presidencial ganada bajo sospechas de fraude y bajo el rechazo del recuento voto por voto podría llevar al acto de Jesús o al acto de Elías Bermúdez. Vale más un frente unido mexicano. Vale más un frente unido mexicano y chicano, especialmente cuando enfrentamos el destino inmediato de los 8 millones de mexicanos indocumentados en EE.UU.

NO INSULTOS Y ANALOGÍAS INCONGRUENTES, SINO UN ESTUDIO CUIDADOSO

Ante el debate sobre las elecciones, pregunto: ¿qué se debe hacer frente a los resultados de una elección presidencial mexicana demasiado estrecha?

En vez de insultarnos y valernos de analogías incongruentes, debemos estudiar con cuidado las dos nuevas instituciones que surgieron para hacer la transición del dedazo presidencial a un nuevo México democrático: el IFE y el TRIFE. Una vez que conozcamos la fundación legal y los funcionarios de ambas instituciones, debemos seguir con cuidado las acciones tanto de López Obrador como Calderón Hinojosa para ver el camino que necesitan forjar, cada uno, para avanzar el destino del nuevo México democrático por medio de un necesario gobierno de unidad nacional, especialmente durante graves crisis mexicanas como el destino de los 8 millones de mexicanos indocumentados de acá de este lado.

Contacte a Manuel de Jesús Hernández G:
Manuel.Hernandez@asu.edu


  1. 1 Trackback(s)

  2. Oct 10, 2010: CULTURAdoor » » Culturadoor 53
comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,859,285
- Últimas 24 horas: 6