Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

ESCRIVIVIENDO

UNA OPORTUNIDAD DE COSECHAR: ELÍAS BERMÚDEZ
Por Manuel Murrieta Saldívar

(Fotos: Orbis Press Agency)

Es alrededor de las ocho de la mañana de un martes. Las líneas telefónicas para platicar con Elías Bermúdez están llenas. Al asistente le hacen falta manos y más aparatos para satisfacer llamadas. La cabina de Radio Fórmula 740 AM, en Phoenix, a simple vista se ve quieta, desde afuera sólo se observan ellos dos en los controles. La apariencia es engañosa, no hay nada de tranquilidad: hay una efervescencia invisible, desde ahí salen y llegan palabras solidarias, esas que mueven conciencias, palabras de todos porque dan voz a los sin voz, sin partidos, sin políticos, sin demagogos…es la comunidad que se organiza para la acción. Bermúdez únicamente canaliza, ha aprendido a hablar con corazón pero con firmeza ante el conocimiento de las leyes que nos afectan. Sabe, porque de ahí provino, quiénes son los que escuchan y sus necesidades, se reconoce como un instrumento de todos esos miles que andan escondidos, esos que sostienen con su faena a toda la ciudad, literalmente, desde hoteles hasta jardines, desde talleres mecánicos hasta niñas y abuelas extranjeras (además de mandar sus milloncitos al suelo patrio). A sólo unas semanas al aire, el programa Vamos a platicar (740 AM, de lunes a viernes, 7:30 de la mañana) ya es uno de los más escuchados, y sin acudir a música estrenduosa, porque va a la médula del asunto: resolver los problemas migratorios, de justicia laboral y social, fenómenos que muy pocos le entran porque no da estatus, ni votos, ni dinero, porque es tratar con indocumentados, con los más pobres, que lo único que ofrecen es un sueño, el de estar aquí legalmente para seguir moviendo sin problemas la economía de toda esta región bifronteriza…


Elías, ¿qué reacciones estás teniendo con tu nuevo programa?

Estoy muy satisfecho porque nos está dando la oportunidad de difundir nuestro mensaje y la causa que estamos peleando (entre otras, una amnistía general). También le está dando la oportunidad a la gente de desahogar un poco sus preocupaciones. Cuando hay un programa como éste donde la gente puede participar y decir que “esto es lo que siente mi corazón”, yo creo que vamos a tener mucho éxito. Ojalá que la estación de radio perdure y que nos siga dando esta oportunidad porque es lo que andamos buscando.

¿Qué te dice que las líneas estén llenas, que estés recibiendo llamadas al celular al mismo tiempo, que estés contestando preguntas, leyendo noticias en cuestión de segundos, todo simultáneamente? ¿Qué te indica todo esto?

Pues indica que hay una oportunidad de cosechar. Que la siembra ya está madura, que necesitamos cosechar porque existe una comunidad hambrienta de información, de participación, de que se le diga que no son solamente los políticos, los líderes, o ciertas organizaciones, las que deben de actuar. En esta ocasión ya es tiempo de que la masas, el pueblo, la gente afectada directamente a diario por este problema, se ponga las pilas, y que ellos también sepan y sienten que pueden actuar.

¿Sería este el objetivo del programa?

El objetivo del programa es exactamente eso: Vamos a platicar le dice a la gente, “dime lo que tú sientes, y cuando me digas eso, y yo te digo a ti lo que yo siento, vamos a conjugar esas dos opiniones y mirar cuál va a ser la solución al problema”. Vamos ya a dejar de quejarnos y de convertirnos en víctimas.

No puedo contenerme y hacerte esta pregunta. ¿Por qué ese nombre si ya había un nombre similar hace años en Phoenix, también para un programa de radio?

Fíjate que yo tenía esa duda. Yo sabía que se había manejado eso pero a mí nunca me tocó escucharlo. Yo no había llegado a Phoenix todavía…más bien a mí el nombre me salió de esa canción que me gusta mucho, esa que va así “vamos a platicar las cosas de los dos¨. Y de ahí me acordé del nombre.

¿Te inspiraste en esa popular pieza de Los Ángeles Negros?

Bueno, si, yo nunca escuché aquel programa de antes. Pero Vamos a platicar es algo muy importante. Yo creo que dialogando, como se le recomienda a las parejas y lo dice esta canción, es que vamos a encontrar más prontas soluciones a nuestros problemas

Y, en efecto, así lo indica la letra de esta popular balada;
Vamos a platicar
las cosas de los dos.
No tiene caso ya
callar nuestra verdad
Vamos a platicar
las cosas de los dos
que muy dentro de mí
no hay odio ni rencor.
Un poco que des tú
y un poco que de yo
para que nuestro ayer
no sea un triste recuerdo.

Correo electrónico: editor@culturadoor.com


comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,375,123
- Últimas 24 horas: 187