Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

¿Tía Aurora, recuerda alguna anécdota de sus padres Eulalia y Domingo?…Entonces se vinieron a Pueblo Yaqui en medio de unas penurias, papá Domingo  levantó un cuarto de horcones y pitahayas frente a lo que era el mercado de la aldea, ahí dejó a Eulalia y Lina  yéndose al desmonte de tierras. 

HISTORIAS DE VIDA
 

Tía Aurora a la izquierda con sus hermanas Marcelina y Julia. Imágenes de archivo

Mayo Murrieta

marj0937@prodigy.net.mx 

—Desde la Ciudad de México, especial para Culturadoor.com  

Día de publicación: 16 de febrero 2011  

A mis hijos Rodolfo,Jorge,David,Silvia,Guadalupe y Arturo 

Recuerdo a mi tía Aurora tomarme de la mano y llevarme al parque de softbol del Club Campestre de Ciudad Obregón, una noche de verano en que el  infild brillaba como joya reposando en el campo verde de Las Cortinas. Los muchachos jugaban a la pelota blanda y venían a saludarla a las tribunas. Así, en otra vez fuimos al estadio de beisbol Álvaro Obregón a oír cantar al ídolo de la voz romántica Fernando Fernández que entre aplausos de la multitud en las gradas, se halló vestido en un traje blanco de lino micrófono en mano. Esa noche tía Aurora se engalanaba en un saco de color lila que jamás olvidé. Cuántas veces iríamos al beisbol a ovacionar al símbolo de la tercera base, el Papelero Valenzuela. Así era mi tía Aurora conmigo, una luz de bondad. Ahora, sesenta años después le envié por internet, con su hijo Jorge,  unas preguntas para que recordara a sus padres Eulalia y Domingo  en Pueblo Yaqui, Sonora, último destino de su vida de emigrantes . Su hijo mayor, Rodolfo, se las expuso y posteriormente me remitió sus respuestas. Como lo hice con Jorge Saldívar su hermano, aquí escribo sus recuerdos con profundo agradecimiento, en nombre de los lectores de Quehacer Cultural y de Culturadoor.com 

“ Antes de peregrinar al norte los Saldívar Alcalá vivieron en la hacienda Juana González, mientras los Cabrales Carbajal lo hacían en Sombrerete, Zacatecas. Ambas familias salieron huyendo de los estragos de la Revolución en 1914. Caminaban de noche y de día permanecían escondidos en barrancas y matorrales. Efectivamente, el viaje de Zacatecas a Nayarit fue a pie. Al llegar a Acaponeta Domingo y Eulalia se casaron por la iglesia, pues en ese entonces la gente le tenía horror a casarse por lo civil ente un juez.” 

-¿ Eulalia Cabrales y Domingo Saldívar se fueron hasta Nogales? 

-Subieron al tren Sudpacífico en Acaponeta, y vieron con gusto el movimiento que había en la estación bandera de Esperanza que era asiento de los almacenes, el hotel, el hospital (la Casa Verde) y el aeródromo de la Compañía Richardson, la nueva concesionaria en abrir tierras al riego por canal en el Valle del Yaqui, obra que se abandonó a la muerte de Carlos Conant en 1907 en Guaymas. El abuelo Serapio Saldívar, el único en saber leer y escribir de las familias, se los llevó hasta Nogales frontera donde vivieron un tiempo. Los hermanos Saldívar: Julio, Domingo, Felipe y Saturnino cruzaban libremente la aduana norteamericana para ir a trabajar a Arizona de peones del ferrocarril y en los campos agrícolas. Pero, tata Serapio se dolía de las frías  nevadas pidiéndoles regresar, y Domingo y Eulalia, que nomás tenían a su hija Marcelina, le dijeron  “¡ vámonos pa’ l Yaqui a trabajar con la Richardonson!” Acá llegaron en 1923, y en Pueblo Yaqui el hermano Julio puso una tortillería de comal y fogón, pero después se fue a Esperanza donde instaló su peluquería; en tanto Felipe , Saturnino y Domingo se apegaron a las tierras del campo de Juan Adolfo  Schraidt que le sembraba al general Álvaro Obregón, tierras apenas desmontadas. Dice mi hermana Lina que recuerda a ese hombre al que le decían Serraite: era alto, grueso y muy interesante en su forma de vestir, atuendo de caqui y saracof, el sombrero del desierto, y botas de correa, pistola al cinto, un explorador de pasquines; también que mamá Eulalia era muy decidida, como sucedió un día en que Serraite intentó robarse una muchacha muy bonita que vivía en su jacal con un hermano, eran peones, pero Eulalia se la arrebató y lo echó fuera de la casa a regaños y empujones, mediando el trabajo de su esposo Domingo o un golpe a ella y la muchacha. Al patrón le gustaban mucho las indias. Finalmente Serraite se fue muy honroso, conciente de lo que Eulalia había hecho. A los pocos días el hombre volvió muy sonriente y le dio las gracias: ‘qué bien lo hiciste Eulalia, te admiro mucho porque no me dejaste llevármela siendo yo su patrón. No tuviste miedo de salvar a esa muchacha’. Trabajó muchos años Domingo con Juan Adolfo Schraidt, con él aprendió muchos años la mecánica de los tractores, luego con Leonardo Pablos; pero anduvieron de nómadas por esos campos agrícolas hasta que mis padres tuvieron una plática. “Hasta aquí te voy a seguir porque las hijas están creciendo y tienen que ir a la escuela”, le dijo mamá Eulalia.  Entonces se vinieron a Pueblo Yaqui en medio de unas penurias, papá Domingo  levantó un cuarto de horcones y pitahayas frente a lo que era el mercado de la aldea, ahí dejó a Eulalia y Lina  yéndose al desmonte de tierras. Sus vecinos eran Felizardo y Mercedes. Saturnino quedó con tata Bruss en su molino de arroz y Felipe se fue a las tierras a trabajar de agrimensor con su teodolito. 

-¿Domingo y Eulalia hablaban de los yaquis? 

-Domingo contaba que los patrones en el valle les ordenaban encerrarse temprano en sus jacales, apagar las lámparas y guardar silencio, a espera de un ataque de los indios que trataban  de arrojarlos de sus tierras. Cuando mi hermana Lupe nació, como era  muy llorona, mamá Eulalia la bañaba en agua fría para evitar sus berridos y que los yaquis no los encontraran. Ah, pero los días patrios se llenaba la casa de muchachas que iban a ver a mi hermana Lina recitando en público, ‘ ya va a salir Lina’ decían los Fernández, los Cervantes y los Mendívil. Ella dice  que  mamá Eulalia zurcía vestidos chillones para las yaquecitas, le cosía a la india Jila, una lideresa yaqui a la que quiso mucho. Ella traía a la indiada a casa para que mis padres los bautizara; ahí recargados en las paredes ripiadas de pitahaya lo esperaban chupando tabaco y haciendo bromas. Los plebes de Domingo y  Eulalia nacieron desperdigados en los campos agrícolas: Rosa Amelia, Lupe, Julia y Arturo, pero en Pueblo Yaqui nacieron tía Aurora, tía Olga y tío Jorge. 

Tía Aurora con su padre Domingo

-¿Tía Aurora, recuerda alguna anécdota de sus padres Eulalia y Domingo? 

-Ellos platicaban que la hermana Hilaria se quedó a vivir en Zacatecas y nunca más supieron de ella, y que la hermana Ignacia se quedó en Acaponeta. Durante el noviazgo de Eulalia y  Domingo, utilizaban los servicios de un escribano llamado Rafael Hernández quien les hacía las cartas de amor a los dos que no sabían leer ni escribir, así que también el escribano  los citaba en el jardín público para leerles sus cartas que él redactaba y que  al mismo tiempo enviaba por correo. 

“Recuerdo también que cuando mi hermana Lupe iba a casarse con el locutor Florencio Irineo, Domingo y Eulalia  tuvieron que matrimoniarse por lo civil para poder realizar su enlace, y que mi hermana Marcelina, Lina,  enseñó a nuestro padre Domingo a firmar  el documento del título de sus tierras del Ejido El Yaqui. Algo muy curioso vino a pasarles: ya viviendo mis padres en Obregón, llegó por aquellos años un hijo de la tía Ignacia que vivía en Acaponeta, y que sentado y sin rumbo en una banca de la plazuela 18 de Marzo, el aire le trajo  una hoja de periódico en la que leyó sobre un político llamado Saturnino Saldívar. Al primer vecino que pasó le preguntó por él y de inmediato le informó que el tío vivía aquí adelantito por la calle Veracruz; hacia allá corrió, pero doña Teresa su esposa le dijo que mejor fuera a la casa de Domingo por la calle Puebla, que ahí sí lo recibirían. Con mucha alegría fue atendido por la tía  Eulalia, supieron de la hermana Ignacia , y  Toño, que así se llamaba el muchacho,  acompañó a su tío Domingo en el viaje a Acaponeta para traerse a Ignacia una temporada a Obregón; recuerdo que la llevaron a la playa de los Mélagos y a conocer Pueblo Yaqui.” Por su parte, mi sobrino Mayo recuerda que el abuelo Serapio murió en 1949 y fue velado esa noche en casa de su hijo Saturnino, y que éste  levantaba en brazos a Mayo  para que viera en el catafalco la cara del viejo dormido ya. Para olvidar la escena un tanto  embarazosa, Saturnino lo llevó fuera de la casa y en la calle le dijo, ‘ahorita va a pasar el avión de la noche, lo vamos a ver’, y consultando su reloj de bolsillo exclamó, ‘¡ en este momento va a pasar, míralo allá arriba!’, y el chamaco de cinco años alzó los ojos y vio cruzar por la oscuridad estrellada un diminuto hilo de luz que apenas si dejaba escuchar  el ruido de sus motores. Fue una noche de maravillas aquella que Mayo vivió en brazos de su tío abuelo Saturnino Saldívar.” Estos son mis recuerdos del Yaqui, de tan lejana belleza y verdor en los surcos.



8 Comentarios a “MIS PADRES EN EL VALLE DEL YAQUI”

  1. Por: Rene Irineo Saldivar en Feb 20, 2011

    hola, primeramente saludarte primo hijo de tía Lina, qué gusto me da de verdad que tú seas un medio para que en verdad nos enteremos de nuestros queridos y amados familiares, que de alguna u otra razón fueron causas de nuestra formación, y de haber vivido nuestras épocas felices leí tu artículo está interesante y ojalá así sigas con ese espíritu de comunicación, efectivamente existe mucha historia en nuestra familias y es bueno rescatar para que nuestros hijos se enteresen de dónde venimos y quiéns fueron nuestros antepasados, bueno ahi te saludo que estés bien… tu primo René, hijo de Lupe y Florencio… jejejeje saludos a todos los tuyos por ahí…

  2. Por: Jorge Sauceda Saldivar en Feb 26, 2011

    Excelente, primo gracias por difundir nuestra herencia Cultural Sonorense..y que vean las nuevas generaciones que lo que somos, es fruto (y cito a Luis Donaldo,) de la cultura de esfuerzo de nuestros abuelos…Un abrazo desde Hermosillo

    Jorge Sauceda Saldivar
    cpe_ambiental@prodigy.net.mx

  3. Por: JESUS RODOLFO SAUCEDA SALDIVAR en Ago 27, 2012

    Estimado Mayo, justo voy llegando de un a larga jornada de trabajo por el SE (area de Puerto Vallarta)y veo con agrado que al fin esta el tan esperado articulo sobre los recuerdos que mi madre me conto en referencia a tus preguntas que hace tiempo enviaste a mi hermano Jorge. Estamos a punto de reunirnos los sauceda esta tarde para festejar mi regrezo y aprovecharemos para verlo todos en familia. Mucha gracias por este gran esfuerzo y te enviare pronto los comentarios de la reunion. Un fuerte abrazo. Rodolfo alias “Jesusuito”, “Tito Capotito” “Tito”, etcetera…

    JESUS RODOLFO SAUCEDA SALDIVAR
    rgmsauceda@yahoo.com.mx

  4. Por: Alba Saldívar (Hija de Arturo Saldívar) en Ago 27, 2012

    Híjole me hiciste llorar Primo, esto lo imprimo para ke de verdad lo lean mis hijos y sepan de dónde vienen sus raíces. Gracias x investigar u compartirlo. Te kiero Primote!!!

  5. Por: Rodolfo Carrillo en May 17, 2013

    Disculpen con mi comentario espero no molestar, pero mi bisabuela era descendencia de la familia Saldívar en Cd Obregón, Sonora, no sé mucho la historia, pero por lo que me han contado sus hermanos así se llamaban: Saturnino y Domingo…mi abuela se llamaba Ignacia Saldívar Alcalá.

    Rodolfo Carrillo
    rodolfo-carrillo@hotmail.com

  6. Por: DIANA SALDIVAR DE MIRANDA (HIJA DE ARTURO SALDIVAR CABRALES. en Sep 4, 2013

    ME DEJASTE ANONADADA CON ESTA BELLISIMA HISTORIA DE NUESTROS ANTEPASADOS Y RECUERDOS MUY BONITOS, ESPERO MAS DE ESTAS HISTORIAS TAN INTERESANTES, UNA PREGUNTA; QUIEN ERA TATA BRUSS Y DE QUIEN ERA PAPA O HIJO ECT. LA INFORMACION QUE SE MENCIONA EN EL ARTICULO DE TIA AURORA ES MUY IMPORTANTE PARA MI. GRACIAS Y LEERE TODOS TUS ARTICULOS AUNQUE NO SEAN DE LA FAM. CON CARIÑO Y UN AMOROSO ABRAZO… FAM. MIRANDA SALDIVAR.
    PS. CREES QUE ME PUEDAS CONSEGUIR INFORMACION SOBRE LA FAM DE MI ESPOSO JUAN MIRANDA (CUAUHTEMOC) SU PRIMER NOMBRE; ELLOS TUVIERON LA HACIENDA DEL NARANJO EN HERMOSILLO SONORA, YO NUNCA AHI DE ELLA PERO ME GUSTARIA RECIBIR MAS INFORMACION SI PUEDES.

    DIANA SALDIVAR DE MIRANDA (HIJA DE ARTURO SALDIVAR CABRALES.
    DLMIRANDA9@GMAIL.COM

  7. Por: Julia Mercedes Saldivar Peterson (hija de Felipe de Jesus Saldivar Castro) en Ene 18, 2014

    Hola, me llamo Julia Mercedes Saldívar Peterson, me encantó leer tu artículo y conocer de mi familia, no conozco a nadie de la famila de mi papá Felipe de Jesús Saldívar Castro (q.e.p.d.), yo vivo en Las Vegas y estoy casada con un americano, Marty Gunter, me gustaría conocer más sobre mi familia, lo que mi papá era sobrino del tío Mingo y el tío Saturnino (mi mamá vive en Hermosillo y tiene ella una foto del tío Mingo y la tía Eulalia del día de su boda con mi papá). Mi correo es juliagunter73@gmail.com si alguien de la familia se quiere comunicar. Gracias

    Julia Mercedes Saldivar Peterson (hija de Felipe de Jesus Saldivar Castro)
    juliagunter73@gmail.com

  8. Por: manuel felipe gutierrez saldivar en Abr 2, 2014

    Muy interesante el artículo; yo por mi abuelo Felipe Saldívar Alcalá sé de su trayectoria como topógrafo para la compañía Richarson de mi tío abuelo Saturnino, el político. Yo vivo aquí en Obregón; mi tel es 4138561 y mi cel 6444471453 estoy a sus órdenes.

    Manuel Felipe Gutiérrez Saldívar
    claujefe@gmail.com

comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 457,657
- Últimas 24 horas: 298