Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

“La autohistoria escrita procede de actos individuales de responsabilidad personalísima: la autobiografía es ejercicio vivo, actuante, equivale a girar el rostro del entendimiento a los tiempos idos, encarar recuerdos y entenderlos para conocerse mejor. Escribirse es ejercicio introspectivo y de reflexión del sí mismo que se fue a la luz del sí mismo que se es…”

RESEÑA

Imagen de portada cortesía del autor

Rescoldos el nuevo libro del Taller de Autobiografía de la UNISON

Por Jesús Noriega

dr.noriega@gmail.com

— Exclusiva de Culturadoor.com desde Sonora, México–

Día de publicación: 11-Octubre-2012

No puede entenderse el cuadro de la autobiografía sonorense sin poner la estampa del Dr. Francisco “Pancho” González Gaxiola en primer plano. Para describirlo, es necesario mandar de vacaciones la economía de palabras: en cuanto Pancho González irrumpe en el Taller de Autobiografía de la UNISON pone en reposo al académico mandón, cuelga toga y birrete en la alcayata del tuteo y se enfunda en overol de facilitador el único club universitario de escritura íntima de Sonora.

Dice el maestro González: “…el ejercicio autobiográfico es confesión e inmersión en la realidad vivida, es buceo de profundidad en los mares de la memoria reciente y antigua. “La autobiografía es discurso de madurez”. Explica… “el momento en que sentimos el deseo de relatarnos es signo inequívoco de una nueva etapa de nuestra madurez, un acto asumido al cierre de un ciclo biográfico para remontarse a los orígenes. Y receta el axioma: “cuanto más se envejece, mayor es la tentación de hacer balance”

Insiste Pancho González… El ejercicio de autobiografiar no supone injertarse ojos nostálgicos en la nuca ni espiar con necedad paranoica el pasado. La autohistoria escrita procede de actos individuales de responsabilidad personalísima: la autobiografía es ejercicio vivo, actuante, equivale a girar el rostro del entendimiento a los tiempos idos, encarar recuerdos y entenderlos para conocerse mejor. Escribirse es ejercicio introspectivo y de reflexión del sí mismo que se fue a la luz del sí mismo que se es.

El desafío que pone Pancho a los talleristas consiste en firmar pactos autobiográficos, que equivale a crear algo verdadero y comprometerse a decir la verdad, con fidelidad y exactitud. Por ello urge a los pupilos a no perder de vista que nuestra vida es ya una forma de escritura, una especie de borrador que el autobiógrafo “pasa en limpio”. Cuando el crepúsculo se pone en Hermosillo y es miércoles, es tiempo de llegar a los dominios de Pancho a rememorarse y escribir de sí sacándose los recuerdos de la cabeza.

Los perfiles de los memorialistas del Taller de Autobiografía de la UNISON son peculiares. Son mujeres y hombres de afanes encomiables, puñados de espíritus curtidos en mares sublimes o procelosos, que exploran el mapa de sus propias rutas existenciales vislumbrando sin miedos puertos de llegada o de partida. La comunidad del Taller la forman el grupo homogéneo de damitas y caballeros que asisten regular, ocasional o esporádicamente al aula.

En la última etapa aparecen en el Taller mujeres-pensamiento-obra-y-amor como Alba Brenda, Pema, Flor, Yola, Guille, Norma y Norma, Margarita, Sylvia, Irma, Blanca y todas las demás. Y una masa informe de machos alfa donde destacan el genio literario de Cayetano, el humor dosificado y natural de Francisco, los trazos honestos de Oswaldo, la urgencia en la pluma del Riqui, la profundidad emocional de Ricardo, la bizarra perseverancia del Cidonio, los párrafos abigarrados de El Chito Manzanares o los tesoros relatados por el abuelo Daniel Camacho.

En el aula 111 del Departamento de Letras y Lingüística de la UNISON, refugio hermosillense de la composición autobiográfica, en la solitud de los abracadabas íntimos y con el escrutinio de Pancho González, cada miércoles es tiempo de la declaración confesional sobre patria, familia, amigos, hogar, religión, sociedad, espacios, pasado y porvenir, hasta sorprender y dominar a la memoria con testimonios que lo mismo son contenturas, seriedad, duelo, dolor, cinismo o ironía, cribados invariablemente con el cernidor de la honestidad.

Las Grietas del Olvido y Peregrinos de la Memoria, del Tiempo, de Las Letras, son libros publicados antes a partir de la producción del Taller de Autobiografía de la UNISON. Estos textos, sumarios de vivencias relatadas desde finales de 1997 a febrero del 2008 que condensan los afanes de la existencia del Taller, se enriquecen con la aparición de Rescoldos, el más reciente libro autobiográfico que consagra historias personales pergeñadas entre el 2009 y el 2011.

Rescoldos, es un texto generoso de 478 páginas que contiene 96 discursos confesionales de 26 integrantes del Taller. Es compendio de escrituras del yo, es testimonio vivo, actuante, florilegio de historias de vida que rebosan crudezas, alegrías, sentimientos de dolor, amarguras, aspiraciones y fracasos, líneas de arranque y puntos de quiebre, remordimientos, adversidades o fortunas.

En Rescoldos, en este legado de composiciones autobiográficas, se lee el Prólogo de Gerardo Cornejo que refiere al Dr. Francisco González Gaxiola, con esta cita: “Y es que la guía conductora de un facilitador brillante como Francisco, se nota detrás del ejercicio biográfico-histórico-personal de la mayoría de los autores de los textos cuya memoria vital ha sido removida por la encendida imaginación del maestro”…

Les abrazo con hasta prontos.



1 Comentario a “Autobiografías sonorenses”

  1. Por: Jesús Noriega en Oct 12, 2012

    En el Taller de Autobiografía de la UNISON no hay inscripciones, no hay listas de asistencia, no hay exámenes por aprobarse, no hay tareas específicas ni se pretenden calificaciones excelentes. Las aspiraciones están en la trascendencia personal a través de narraciones y las pulsiones se mueven por motivos no escolarizados. Por eso siempre hay gente entusiasta, no hay fallas. Sólo se reconocen metas individuales y los plazos son asumidos libremente; con tanta libertad como para hacerlos renunciables en cualquier momento. No tengo dudas, son mis buenos tiempos en la universidad.

    Jesús Noriega
    dr.noriega@gmail.com

comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,362,834
- Últimas 24 horas: 364