Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

“Es de aquí, compañeros, condenados  poetas, obligados a vivir esta vida escribiendo poemas cuando menos lo esperas, a mitad de quincena, cuando tú vas por ellos o  tocan la puerta preguntando por ti o que escarbas las vetas a cincelazo limpio por el esfuerzo mismo de parirlos.”

POESÍA

Imágenes del autor

Por Samuel Roberto Lastra Morales

soy.rlastra@hotmail.com

—Exclusiva de Culturadoor.com desde San Luis Río Colorado, Sonora, México—

Nota de los editores: Durante el pasado Quinto Encuentro de Poetas Migrantes, celebrado en octubre de 2012 en la zona fronteriza de San Luis Río Colorado, llamó poderosamente la atención el presente manifiesto poético escrito por el poeta y promotor cultural Roberto Lastra. Durante su lectura, cuativó a la audencia por su mensaje profundo en donde la poesía cobra una nueva dimensión y utilidad para el actual panorama  de la sociedad global y cibernética; pero también sedujo por su tono lúdico, sabio y maduro de un poeta transfronterizo que sabe hablarle al mundo desde su esquina creativa. Consideramos así que este manifiesto no debió quedarse solamente en los oídos de los atentos y privilegiados escuchas de aquella tarde memorable, ni encerrado entre las frías paredes del reciento sanluisino donde se leyó. Todo lo contrario,  su destino es que sea conocido, compartido y disfrutado no solo por el cerrado círculo literario,  sino por lectores en general de todo el orbe, tarea  que aquí gustosamente iniciamos con la esperanza de seguir sensibilizando al mundo y reavivando la poesía… Agradecemos a su autor el que haya seleccionado a Culturadoor.com para iniciar su difusión en exclusiva…

Día de publicación: 7-enero-2013

Quienes pueden vivir sin poesía, van alrededor de nuestro mundo breve e indefenso, con una severa crítica quirúrgica a sus espaldas y de opinión de que la poesía no sirve para algo y con la convicción estricta y pervertida de que la poesía sirve para nada.

Es necesario poner un punto final a todo comentario atentatorio, discriminante y prejuicioso contra la dignidad de los poetas, ya que, si verdaderamente la expresión coloquial: “De poetas y loco, todos tenemos un poco”, fuera de lo real, con esa locura positiva, propositiva, de atrevimiento por realizar lo diferente o desgastarse en el intento y, como mínimo la existencia de aires  de poeta contra los poetas de aire o de los otros no tan buenos, otro “gallus gallus entonara su melodía especial para nosotros”, exactamente: “otro gallo nos cantara”.

De manera distinta serían las posibilidades de este mundo descompuesto y débil donde cada uno de esos, principalmente, que por método, se han negado a la poesía, rechazando navegar en esas aguas, diciendo: ”¡No!” al andar por esas playas, desperdiciando la vida sin leer algún poema, poseyendo así, un pobre espíritu famélico, carente de vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos provistos sólo por poesía. Raquíticos y anémicos emocionales, seres cadavéricos andantes.

De tal manera obliga, compañeros poetas a como están los tiempos, es hora de innovarnos para arrastrar las masas y obligarlos a voltear su mirada hacia las musas.

Incluye aquí  los magistrados, a los influyentes, a los de cualquier cosa presidentes, a los desahuciados, desabridos, a los secretarios, a sus damas, despechados, a todo funcionario realice o no su funcionamiento para el que fue creado.

A los candidatos al suicidio, a los que opinan de todo sin decir nada. A los desorganizadores, a los beatos, a los hacedores de corruptos, a todos esos que van tapados con la misma manta, a los piratas, a los que hacen ámpula en sus comentarios, a los que hablan de nosotros sin contemplación alguna.

A  todos esos que continuamente disfrutan levantando costras. A quienes viven perdidamente enamorados del pasado, proclamando con añoranza las victorias a la usanza histórica  de Macondo como si fuese el presente, permanente.

A todos ellos, vamos por ellos, por los que faltan, por los aventureros, por esos todos que respiran, y, de hoy en adelante, desbaratar las noches, suplir descansos, matar el hambre, escribir de una buena vez por todas, desde lo hondo, de la raíz del sentimiento como nunca jamás han realizado poetas de ayeres y tengamos listos para esos renegados; poemas a pedido, sobre lo que les venga  en gana y necesiten; rompamos su opinión poniendo tapabocas en sus labios, cerrando los hocicos de leones y ratones.

Punto y raya para de aquí en adelante, vayamos compañeros escribiendo los poemas dedicados para el malestar del mundo intoxicado que pisamos, con su peritonitis, su inflamación perenne, descompuesta y complicación del colon que produce ese vientre abultado.

Es de aquí, compañeros, condenados  poetas, obligados a vivir esta vida escribiendo poemas cuando menos lo esperas, a mitad de quincena, cuando tú vas por ellos o  tocan la puerta preguntando por ti o que escarbas las vetas a cincelazo limpio por el esfuerzo mismo de parirlos.

Démosles pues la respuesta franca que ahora esperan y comprobémosles hoy de tal manera cerrando toda vanal escapatoria, dando a conocer esa madera de la que fuimos creados, que nacimos, que hemos sido escogidos, separados, llamados a ejercer la vocación porque el poeta nace y el que imita se hace, no está en su sangre, no existe el ADN que compruebe.

Es pues, la encomienda invitada para que a corto plazo el proceso se abrevie y patentar las voces que se escriban y nazcan palabras, poderosos vocablos que estremezcan el mundo y sea un parteaguas entre la poesía de antes por la cual hemos sido ampliamente rechazados a la que hoy se inicia.

Tengamos toda herramienta lista y superficies cualquiera para brindar verdades del poeta en la tierra.

Acudan ya brotantes nacimientos, futuros ojos de agua, especialistas en versos y demás poéticos estilos. ¡Comience el bombardeo!, ¡Todos a una!, y, de ser señalados nos procuren ahora por donde pasemos, fórmense filas tras los escritos de nosotros surgidos, produciendo poemas que, a su lectura, llegue la cura para el dolor de muelas, mal de ojo, migrañas apremiantes, dolor de oídos y falanges.

Tengamos específicamente los poemas exactos para el dolor de encías, articulaciones, tobillos, cáncer de cualquier tipo que a la lectura de éstos, venga el alivio inexcusablemente.

Poemas escritos para el dolor de olvido, de nostalgias, de ilusiones, de extrañas  palpitaciones al rodar del corazón, obesidad, adicciones diversas, dolor de reprobados.

Poemas para cura del  miopismo, del hipermetropismo y la garganta, antebrazos y preocupaciones, rodillas, semitonos, llanto, dolor producido por mentiras, enanismo, mal de vito, convulsiones, asma, mudez, molestias varias de los pasos claudicantes, ojos de pescado, acromegalia, tropezones, colesterol, manipulación, espinillas, complejos, apendicitis, esguinces, mal de impuntuales, úlceras, berrinches, cansancio crónico, sordera, gripes varias de donde se espera se armen infinidad de tomos completos de poemas con este tema.

Tomen las plumas compañeros, poetas desahuciados, que el bolígrafo en sus manos, poetas ambidiestros, no descanse ni de día ni de noche e irremediablemente quede sin tinta, llegue al final de su existencia pura, hasta quedar blanco el repuesto e ir por otra de inmediato.

Poemas que sirvan muy bien para curar ese mal de amores mal curado. Para regaños, para dolores de chantaje, cirrosis, acné, lumbalgias, anemia, fiebres, males respiratorios, tabique desviado, antrofagia, caries, espanto, caspa, diabetes, mala fama, mal hablados y de mala puntería.

Mal genio, malformaciones congénitas, congestiones, orgullo, orsuela, hepatitis, mal de estrellas, bulimia, estreñimiento, halitosis, envidia, encefalitis, brucelosis, hernia hiatal, afonía, insomnio, sífilis, tuberculosis,  hidrocefalia, demencia, leucemia, bronquitis, esterilidad,  abulia mental, soberbia, tartamudez, pies planos sin descartar el sida.

Poetas camaradas, capaces de ser nombrados “cura-todo”, que al paso de la vista sobre de ellos, sean saboreados cual medicina y sea el ¡santo remedio!, sin dejar secuela del malestar, a expensas de las quejas de quienes cobraron tanto durante harto tiempo por no siempre curar estas enfermedades.

Lo más noble de todo compañeros, sea el desafío, como en todas las cosas, de escribir el poema capaz de borrar cicatrices todotipo y todoterreno, de ser posible, a éste sean los premios que ofrecen los concursos interinstitucionales, sin existir preferencias y se  reconozca así el resultado de dicho esfuerzo, en beneficio de la humanidad entera.

Quede por lo tanto, constancia valedera en el presente manifiesto, ante reyes, coronas y altos magistrados, con sus correspondientes autoridades civiles y militares, que a partir de hoy, a los __ días corrientes del __ mes del  20__, y, desde aquí, quede pactado bajo toda circunstancia y ampliamente reconocido, que jamás alguien se atreva, sin recurrir a motivos de derechos de expresión ante el tribunal de La Haya y demás, y en caso contrario, todo lo que ingiera se le convierta en transgresión fecal, por expresar en público o privado: “la poesía, no sirve para nada”. ¡He dicho!.

*S. Roberto Lastra M. nació en Cd. Obregón, Son., México.


1 Comentario a “MANIFIESTO POETISTA”

  1. Por: Efrén Díaz en Ene 10, 2013

    Es que la poesía no da de comer? es que ser poeta no es una profesión? hacer poesía es perder el tiempo? Lo que pasa que la poesía existe pero es invisible…como el alma…y sin embargo ambas se mueven y nos mueven.

    Efrén Díaz
    efrens_diaz@hotmail.com
    http://www.efrensdiaz.wordpress.com

comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,280,041
- Últimas 24 horas: 158