Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

…Es el libro sagrado de los mayas-quichés que habitaban en la zona de Guatemala. Siendo una de las máximas representaciones de la literatura latinoamericana, específicamente de la cultura maya, podemos considerar dicha obra como una eminencia de gran importancia cultural por parte de las civilizaciones indígenas. Se habla de un diluvio universal, hay hombres creados por los dioses, existe una doncella que concibe sin varón, se hacen peregrinaciones y penitencias como medios de salvación e, incluso, la cruz es un símbolo sagrado. Sin duda alguna, luego de observar toda esta evidencia histórica, podemos decir que las civilizaciones maya-quiché poseían un nivel intelectual, literario, cultural y una imaginación muy superior a otras civilizaciones ubicadas en el mismo tiempo cronológico…

 CREACIONES ESCOLARES/SPANISH WORKSHOP

Popol

Imágenes de Internet

Por Andy Ochoa

aochoa17@csustan.edu

-Trabajo para el curso “Literatura y civilización de Hispanoamérica I” California State University, Stanislaus. Primavera 2016.-

Día de publicación: 28-septiembre-2016

El “Popol Vuh” o “Las antiguas Historias del Quiché” (Garganigo, 26), que es lo que significa, es el libro sagrado de los indígenas quichés que habitaban en la zona de Guatemala. Las culturas de América no estaban tan retrasadas como se creía. Contaban con obras de arquitectura, organizaciones sociopolíticas y religiosas, además del estudio de los astros y un excelente calendario. Las conquistas fueron sumamente destructivas, acabaron con ciudades, mataron a sus gobernantes y esclavizaron a sus habitantes. Más tarde los primeros misioneros cristianos se dieron a la tarea de destruir las esperanzas de los antiguos indígenas y destruyeron sus documentos para obligarlos a adoptar una nueva cultura. Se explica en el Popol Vuh el origen mítico del mundo y de los mayas. También se relata la historia de todos los soberanos.

Antes de comenzar el análisis a más profundidad, es necesario basarnos en una teoría, en este caso en la teoría del mito descrito por Antonio Cárdenas en su libro Teoría y Práctica de la Literatura. Se dice que los mitos forman parte del sistema religioso de una cultura, que los considera como historias verdaderas. Tienen la función de otorgar un respaldo narrativo a las creencias centrales de una comunidad. El doctor Cárdenas agrega que todo mito cumple con tres atributos: “trata de una pregunta existencial, está constituido por contrarios irreconciliables y proporciona la reconciliación de esos polos para poner fin a la angustia.” (Cárdenas, 63-64).

El Popol Vuh se divide en tres partes principales, la primera es “una descripción de la creación del mundo y del origen del hombre, que después de varios fracasos fue hecho de maíz” (Garganigo, 26), el alimento que constituía la base de su alimentación. La segunda parte trata de “las aventuras de los jóvenes semidioses Hunahpú e Ixbalanqué  que termina con el castigo de los malvados, y de sus padres sacrificados por los genios del mal en su reino sombrío de Xibalbay” (Garganigo, 26). La tercera parte es “una historia detallada referida al origen de los pueblos indígenas de Guatemala, sus emigraciones, su distribución en el territorio, sus guerras y el predominio de la raza quiché sobre las otras hasta poco antes de la conquista española” (Garganigo, 26). Describe también la historia de los reyes y la historia de conquistas de otros pueblos.

El libro del Popol Vuh nos cuenta de cómo hace muchos años no existía nada, sólo agua y cielo; no existían ni el hombre, ni animales, ni plantas, ni árboles, ni cuevas, nada. Solo existía el Creador, Tepeu y Gucumatz, cuando entonces llegaron y se pusieron a meditar y a compartir ideas, pensaron que al día siguiente que amaneciera debía aparecer el hombre. Entonces fue así como comenzó la creación de los árboles y los bejucos y el nacimiento de la vida y con ello la creación del ser humano. Después de esto pensaron, cómo haremos para que aclare y amanezca, quién producirá el alimento y sustento. Entonces dijeron: ¡qué se llene el vacío! , ¡Qué surja la tierra y que se afirme!, ¡qué amanezca y anochezca! Y fue así como la tierra fue creada.

Posteriormente empezaron a crear a los animales, les dieron lugar en donde vivir, comida y todo lo necesario, pero cuando se dieron cuenta de que no podían hablar y no los iban a poder alabar pensaron mejor en cambiarlos y mandarlos a los cerros, barrancos y bosques, y les dijeron que su carne iba a ser comida e iban a ser matados. Entonces pensaron en crear a otro y a otro pero no les salía lo que ellos querían, a un ser que les pudiera hablar y adorar como se merecían por el hecho de ser sus creadores. A continuación vino la adivinación y juntaron madera y fue labrada por Tepeu y Gucumatz, y al instante fueron hechos los muñecos de madera, se parecían al hombre, hablaban como el hombre pero no tenían alma, ni entendimiento, no recordaban a su creador; después los mataron y los destruyeron porque no eran buenos, maltrataban a los animales y éstos al verlos destruidos empezaron a hablar y a maltratarlos por como los hombres los habían tratado. Dicen que la descendencia de aquellos hombres fueron los monos y es por eso que el mono se parece al hombre. Finalmente los progenitores dijeron: ha llegado el tiempo del amanecer, de que se termine la obra y que aparezcan los que nos han de sustentar y nutrir, los hijos esclarecidos, que aparezca el hombre sobre la superficie de la tierra.

Habiendo leído elPopol Vuh, y siendo una de las máximas representaciones de la literatura latinoamericana, específicamente de la cultura maya, podemos considerar dicha obra como una eminencia de gran importancia cultural por parte de las civilizaciones indígenas maya. El legado histórico del Popol Vuh tiene un valor incalculable, debido a la amplia gama de conocimientos plasmados en esta obra, con respecto a diversos aspectos del mundo maya y sus costumbres. Sintetizando los puntos más relevantes que se aprecian a lo largo del documento literario, se pueden destacar aspectos como la imaginación, la gran creatividad, ligado al aspecto religioso, cosmogónico, teogónico, teológico mitológico, político y social.

Se puede ver que esta obra está orientada a entretener al público, contando grandiosas hazañas de héroes irreales, conscientes de que todo era fantasía mitológica al describir costumbres, creencias de carácter religioso, origen del hombre y origen de todas las cosas según la cultura que lo creó, la maya-quiché. En numerosas ocasiones el hombre y los dioses se ponen a un mismo nivel, interactuando unos con otros en batallas y diversas hazañas. Los dioses son muy superiores a los humanos, crean a las criaturas para que los veneren y rindan culto, de lo contrario serán castigadas. Durante toda la obra se habla de un héroe y un antihéroe, pueden ser dioses o seres humanos, no se habla de uno en específico.  Se presentan conceptos muy avanzados en cuanto a la creación del mundo y del hombre por parte de dioses. Al mismo tiempo podemos observar cómo estos dioses cometen errores y fallan en múltiples oportunidades, es decir no son perfectos. Por ejemplo, la creación del hombre de barro, de madera y finalmente el hombre de maíz. Así mismo se destaca el aspecto religioso y su marcado politeísmo con sus respectivas creencias, ritos, adoraciones, sacrificios, ofrendas, danzas. También es importante mencionar la lucha entre dioses o las llamadas “gestas de los dioses”, causadas por diferencias entre los dioses del bien y los dioses del mal. Paralelamente al ámbito religioso encontramos el carácter mitológico, donde se explican hechos incompresibles a través de mitos. En gran parte todos los fenómenos que no podían entender debido a su estado primitivo, eran atribuidos a dioses por medio de mitos.

Resultan muy sorprendentes las similitudes que se encuentran entre el Popol Vuh y la biblia cristiana; en ambos se habla de un diluvio universal, hay hombres creados por los dioses, existe una doncella que concibe sin varón, se hacen peregrinaciones y penitencias como medios de salvación e, incluso, la cruz es un símbolo sagrado. Sin duda alguna, luego de observar toda esta evidencia histórica, podemos llegar a la irrefutable conclusión de que las civilizaciones maya-quiché poseían un nivel intelectual, literario, cultural, y una imaginación muy superior a otras civilizaciones ubicadas en el mismo tiempo cronológico, lo que nos lleva a pensar y a considerarlos como los intelectuales de la cultura Pre-hispánica, y aquellos que han pasado a la historia con mayor relevancia por su invalorable legado cultural e histórico.

En lo personal y como conclusión, este libro y todo lo que lo caracteriza se me hizo muy interesante puesto que nos habla de una creación del mundo visto desde otro punto de vista, teniendo otra cultura, otra educación, otra religión. Finalmente son mitos, suposiciones, lo que se cree siendo cristiano también pueden ser suposiciones para otras personas, no necesariamente tienen que creerlo ni lo creen, así como en otras religiones, no nada más la cristiana sino también la judía, la budista, etc. Es recomendable aunque a veces puede parecer un poco tedioso, pero finalmente aprendes algo más de lo que fue la cultura maya.

2014-12-28_27_1

 

Obras citadas
  • Garganigo John, et. al. Huellas de la literatura hispanoamericana. Upper Saddle River, New Jersey. 2ª ed., 2002. pp 784.
  • Cárdenas Contreras, Antonio, et. al. Teoria y Practica de la Literatura. Editorial Orbis Press. Phoenix, Arizona. Primera Ed. 2005. Pp. 1

 

comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 955,253
- Últimas 24 horas: 486