Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

Michell Giovanni Parra Alvarado, ganador del Concurso del Libro Sonorense 2015 en el rubro de Ensayo, con un portento imaginativo inusual, pone a dialogar a un Sherlock Holmes en el pico de sus facultades deductivas con los esquemas científicos, con la magia y el espiritismo, con el método positivista de la criminalística y la literatura detectivesca a través del análisis del discurso, que incluye un amplio menú de filósofos…

RESEÑA

 

15126049_1260073274042056_2129578449_o
Imágenes cortesía del autor.

Por Hugo Medina

medinahugo@hotmail.com

—Desde Hermosillo, Sonora, México, exclusiva de Culturadoor.com

Día de publicación: 21-noviembre-2016

Michell Giovanni Parra Alvarado, Sherlock Holmes en la escena del crimen: contexto, comunicación y discurso a partir de Estudio en escarlata, Hermosillo, Instituto Sonorense de Cultura, 2015, pp. 84.

A principios del siglo XX, la filosofía del lenguaje se consolidó como la herramienta precisa para explorar las relaciones sociales e ideológicas, para revisar la racionalidad interna de la lógica, con Saussure, Wittgeinsten, Russell y Jakobson, principalmente, cuya culminación devino en el análisis del discurso posestructuralista, con Foucault, Barthes, Lacan, Kristeva y Derrida, hasta su agotamiento posmoderno con Lyotard, Eco, Baudrillard y Spivak. Michell Giovanni Parra Alvarado, con un portento imaginativo inusual, pone a dialogar a un Sherlock Holmes en el pico de sus facultades deductivas con los esquemas científicos, con la magia y el espiritismo, con el método positivista de la criminalística y la literatura detectivesca a través del análisis del discurso, que incluye un amplio menú de filósofos: desde Aristóteles, pasando por Kant y Hegel, hasta Heidegger, el antropólogo Lévi-Straus y Žižek, lo cual no es decir poco. A sus 25 años, Giovanni (con permiso del autor, así lo llamaré, espero dispense la familiaridad) ganó el Concurso del Libro Sonorense 2015 en el rubro de Ensayo con este libro: Sherlock Holmes en la escena del crimen: contexto, comunicación y discurso a partir de Estudio en escarlata, la famosa novela de don sir Arthur Conan Doyle.

Sin afán de arruinar la lectura de este espléndido ensayo, ni tampoco con la prisa de ser injusto con el contenido de esta obra, intentaré ser breve. El autor se configura a sí mismo como un investigador, espejo de su admirado Sherlock Holmes: nos guía a través de la escena del crimen de Estudio en escarlata a una lectura profunda del lenguaje, sus estructuras, la comunicación y el contexto, desde un enfoque semiótico o semiológico (para ahorrarnos el debate entre sus diferencias, diremos que son lo mismo), y con una óptica de estirpe filosófica, Giovanni desmenuza la cuestión con elegancia y destreza, con asombrosa habilidad. Para el autor, el mundo es una suerte de epifanía semiótica, una incesante red de discursos, de hablas, de rastros que voluntaria o involuntariamente son susceptibles de exégesis; trágico, porque todos somos copartícipes, indiciados de una suerte de “escena criminal” cósmica:

Podríamos ser una variable insignificante en la vastedad del universo, sin embargo, todo lo que hacemos se imprime al punto de repercutir en las postrimerías de los días y los siglos. Cada paso dado en falso, incluso, constituye el «efecto mariposa» expuesto por la teoría del caos […] el efecto dominó se impondrá sobre los hombros de alguien que, sin darse cuenta, estará sufriendo las buenas o malas decisiones de nosotros sus ancestros.

La bella cavilación me hizo recordar de inmediato los procedimientos de los hermeneutas y Padres de la Iglesia medievales, que concebían al universo como un libro sagrado escrito por Dios (una alegoría), y cada objeto constituía una seña, un vínculo de los designios bíblicos. Giovanni, consciente de esta posibilidad, la desgaja de su contexto original y la atrae a sus reflexiones cuando emprende esta lectura y nos ilumina con un feliz hallazgo, a lo detectivesco, al pedirnos que nos detengamos “para unir  veneno con ideología, cuerpo con sociedad, y anillo y «RACHE»  con discurso”, las pistas de la novela de Doyle que sirven a Giovanni para articular su interpretación analógica-alegórica (Lestrade es el sentido común).

El libro, plagado de detalles de la novela en cuestión y que Giovanni nos entrega resemantizados, resulta densa en sus puntos álgidos, pero el autor, con suma inteligencia, nos propone anécdotas que ayudan a iluminar sobre las estructuras del discurso, sobre su ontología y fenomenología. El ensayista nos llevará desde la escena del crimen indagada por Sherlock Holmes, yendo hacia atrás, con Sócrates, Platón y Aristóteles, hasta Saussure, Shannon, la incertidumbre cuántica, la metaficción de George Perec, Escher y el espiritismo e ilusionismo de Houdini. ¿Cómo se las arregla este joven para conjugar tantos elementos y discursos aparentemente disímiles? Les digo, es un libro que entraña su complicación, pero Giovanni se las arregla para que entendamos, repito, a lo Sherlock.

A pesar de que estuve esperando la aparición del Douglas Hofstadter del “fondo y figura”, una discusión fuerte con el Dupin de Edgar Allan Poe (o con “La verdad sobre el caso del señor Valdemar”) y, sobre todo, con el análisis magistral que realiza Jacques Lacan del cuento “La carta robada”, el libro no los ocupa ni los extraña: Giovanni se las arregla para conservar la cordura (habrá que preguntarle cómo lo logra) y darle un pulcro equilibrio a su disquisición, que recuerda a otro ausente de este debate: al Derrida de De la gramatología, el que deconstruye oralidad y escritura: el que ve en la escritura el instrumento fundacional de los estudios lingüísticos. Parece que el autor rehúye al encuentro con Lacan, con las implicaciones de la semiosis ilimitada, pero da respuesta a ello puesto que no ignora las posibilidades del análisis semiótico e, incluso, implica en su contestación al Žižek de ¡Goza tu síntoma! Jacques Lacan dentro y fuera de Hollywood:

[…] es de gran relevancia captar en los signos ciertas pistas con las que podamos reconstruir la escena del crimen, apreciando el entorno, criticando lo que está delante de nuestras narices, y escogiendo un criterio y un lenguaje adecuados para poder transmitir lo discernido, advirtiendo que aunque el «cuerpo del delito» —como la escena— calla lo que han hecho, su ausencia sonora envía un mensaje atronador, dejando recitar la narrativa de los asesinos: aquello desprendido de sus pasos y acciones.

Meditaciones sobre las redes discursivas y metarrelatos, de la literatura y de los productos de masas (como series de médiums [p. ej. The Mentalist], hermeneutas [a lo doctor House] y detectives [a lo CSI]), jamás sobran, mucho menos en el horizonte del ensayo sonorense, en el que han pasado de noche las contribuciones más importantes de la filosofía del lenguaje del siglo XX e inicios del XXI, excluyendo los trabajos ensayísticos de Luis Lope, ciertos análisis de Miguel Manríquez y lo producido en la escuela de Letras de la Universidad de Sonora, aunque mayormente enfocado al análisis literario académico. Así, Giovanni representa un descubrimiento de facultades analíticas poco vistas, portador de un lenguaje incisivo que revitaliza la faz del ensayo local. Estaremos esperando con la desesperación de un Dr. Watson su próximo libro.

15153047_1260073254042058_855249796_o

 

Más información y para adquirir esta obra contacte al autor Michell Giovanni Parra Alvarado: nofog_mgpa@hotmail.com

comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,280,047
- Últimas 24 horas: 163