Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

…Y ahí me percaté, en esa plaza, junto al pueblo, junto al lector anónimo que ellos, que Escritores de Sonora, hacían lo mismo que uno: escribir, publicar y promover en directo, es decir, salirse de los recintos y poner sobre una mesa libros al lector, sin importar el escenario, la ciudad, la formalidad o la informalidad…Palabras de Manuel Murrieta Saldívar, representante de ESAC en Estados Unidos, pronunciadas durante la inauguración del Quinto Encuentro. (Texto completo al concluir esta nota)

CULTURANEWS

Más lectores para escritores de Sonora

Concluye el “Quinto encuentro de los que escriben con los que leen”, organizado por
Escritores de Sonora, A. C y Editorial Garabatos

El escritor sonorense más reconocido a nivel internacional,Gerardo Cornejo, izquierda, recibe reconocimiento. Lo acompañan los escritores Ignacio Mondaca, Juan Manz e Inés Martínez de Castro. (Fotos cortesía de ESAC)

—Especial de ESAC para Culturadoor.com—

Día de publicación: 3-Noviembre-2009

HERMOSILLO, SONORA, MÉXICO.-Con la creación de una asociación estatal de clubes de lectura, rubricada por una veintena de clubes de diversas partes de la Entidad y los escritores participantes, concluyeron los trabajos del Festival de la Palabra, Quinto encuentro de los que escriben con los que leen, organizado por Escritores de Sonora, A. C. y Editorial Garabatos del 21 al 24 de octubre.

El acto de inauguración del Festival de la Palabra, estuvo a cargo de Alberto Nevárez, titular de la cultura en el municipio de Hermosillo y representante del alcalde Javier Gándara Magaña. Al dirigirse al público, Nevárez subrayó la necesidad y el compromiso de redoblar esfuerzos en favor del fomento a la lectura, aspecto en el que, dijo, Sonora se encuentra rezagado.

Por su parte, Ignacio Mondaca, presidente de Escritores de Sonora A. C. (ESAC), explicó que el propósito fundamental del Festival de la Palabra es transformar el perfil lector en la Entidad y destacó que los escritores guardan un papel crucial en conseguir este cambio, lo que también favorece la publicación de obras. “Un énfasis fundamental que hacemos los escritores organizados, dijo, lo constituye la consolidación de una red estatal de clubes de lectura pues, ante la falta de librerías y bibliotecas en la Entidad, las redes de lectores son un canal no convencional de distribución de nuestras obras”.

60 escritores sonorenses
Miguel Méndez, Carlos Moncada, Alba Brenda Méndez, Juan Manz, Margarita Oropeza, Josefa Isabel Rojas, Rubén Meneses, Laura Delia Quintero, Raúl Acevedo, Norma Alicia Pimienta, Guadalupe Aldaco, Inés Martínez de Castro, y medio centenar más de escritores de Sonora participaron durante cuatro días al lado de estudiantes, lectores y público interesado, en las mesas de lectura, presentaciones de libros, charlas y paneles de discusión, sin faltar la participación con lectura de obra de los miembros de los talleres de la ESAC.

Agustín Ramos, presentó la novela histórica sobre Sonora, “La visita, un sueño de la razón”.

Agustín Ramos, escritor invitado, presentó en Hermosillo y Ciudad Obregón, la reciente edición de su novela La vista, un sueño de la razón, novela histórica sobre los avatares de la conquista y evangelización en Sonora en el setecientos, período signado por la férrea oposición de la etnia seri. La obra del hidalguense Agustín Ramos, publicada por la editorial Garabatos, es una ventana a un período poco conocido de la historia sonorense, recibió una generosa aceptación del público lector.

Recibe reconocimiento Gerardo Cornejo
Uno de los momentos más significativos del Festival lo constituyó la entrega de un reconocimiento por parte de los escritores a la trayectoria literaria del escritor y fundador del Colegio de Sonora, Gerardo Cornejo. “Por su aportación a la tradición literaria sonorense y su trayectoria humanista”, reza la placa que recibió el escritor oriundo del poblado de Tarachi, Sonora de parte de la mesa directiva de ESAC. En un emotivo y divertido discurso, Cornejo agradeció la distinción y señaló que aunque los homenajes son una especie de despedida, en su caso, pensaba seguir haciendo y publicando literatura.

Ignacio Mondaca, presidente de ESAC, agradeció al escritor homenajeado la generosa contribución mediante la que otorga a la agrupación los derechos de una edición de La sierra y el viento, la novela más representativa de su obra.

Novedades editoriales
Durante la quinta edición del Festival de la Palabra se estableció un nuevo récord al presentarse por parte de sus autores una docena de nuevos libros publicados en la Entidad. La cifra habla de una redoblada actividad de los escritores locales y del vivo interés por publicar de parte de los escritores locales.

Laberintos encerados, antología de minificciones, editado por ESAC, es la primera obra en su género que se publica en Sonora. Se trata de una colección de relatos breves donde participaron más de cuarenta escritores en su mayoría sonorenses.

Esto no es una pipa, de Claudia Reina, Léxico Universitario, de Francisco González, Juan Manz, apuntes críticos A ras del limbo, del chihuahuense Federico Corral, Tardarás un rato en morir, de Imanol Caneyada, Tiempo de silencio, tiempo benigno, de Gloria Barragán, Llama, de María Antonieta Mendívil, Linderos Alucinados, de Carlos Sánchez, Sola sin tu sombra, de Elia Casillas y Los sordos territorios, de Miguel Ángel Avilés, fueron algunos de los títulos presentados por sus propios autores, en un novedoso formato de presentación que alcanzó ventas importantes entre los asistentes al Festival.

Por su parte, en el Festival se dio lectura a un caluroso mensaje del escritor Manuel Murrieta, representante de ESAC en los Estados Unidos, actualmente radicado en el estado de California, quien destacó el acierto y el empeño en propiciar el encuentro entre escritores y lectores que se ha venido asumiendo por ambas partes.

Literatura infantil
El panel del sábado 24 de octubre por la mañana, ante un público mayormente formado por padres de familia y niños, un grupo de cuentacuentos encabezado por el escritor de literatura infantil Antonio Granados realizó divertidas rutinas para demostrar que leer es un deleite y no una obligación. Mara Abdala, Eva Calderón de la Barca, Magda González, Clara Luz Montoya y Élmer Tabanico mantuvieron la atención del público infantil que empieza a aficionarse a la lectura, lo que mostró también los diversos recursos para fomentar una cultura del libro entre los estudiantes de educación básica.

La voz de los lectores
Uno de los momentos culminantes del Festival fue sin duda el panel dedicado a los clubes de lectura, donde participantes de veinte grupos de lectores tomaron la palabra para compartir sus experiencias lectoras

Sofía Rayas (Clubes de la Unison), Nicacio Ramírez (Club de lectores del Colegio de Contadores Públicos) y Flor de María Guedea (Club Andares) hablaron sobre la mecánica de los clubes.

Ana Martha Zambrano y María del Carmen Sánchez, de Literapia del Inegi, Nicacio Ramírez, del Club de Lectores del Colegio de Contadores Públicos, Luz Consuelo Córdova, del grupo Magnolias, Norma Corella, del club Alianza, Christel Álvarez, del Café Literario del ITSON, Pina Phillips, del Club Literario Sonora-Arizona, entre otros, dieron a conocer las dinámicas lectoras, rutinas de sus grupo y las iniciativas para contagiar a otras personas el gusto por leer libros.

Luz Consuelo Córdova del club de lectura Magnolias.

Karelia Lira, del club del Colegio Alerce, dio a conocer los resultados del proyecto que realizan en secundaria donde cada estudiante escribe, edita y publica un libro de su autoría. En un hecho verdaderamente conmovedor, una alumna de tercero de secundaria de ese Colegio tomó el micrófono para explicar emocionada su experiencia como escritora juvenil e informó que está por publicar ¡su tercer libro!, lo que fue recibido con una tremenda ovación.

Por su parte, Sofía Rayas, coordinadora de los clubes de lectura de la Universidad de Sonora y de la Red de Fomento a la Lectura, dio a conocer las actividades que se organizan próximamente con motivo del Día Internacional del Libro, e invitó a los clubes a participar en el maratón de lectura, charlas y conferencias que se proyecta realizar.

También se recibieron ponencias de los clubes Lectoterapia que coordina Beda Domínguez en San Luis, R. C., y del Club de Lectores de Jubilados y Pensionados del Isssteson.

Al término del panel, los asistentes, lectores y escritores, firmaron un documento en el que se constituyó la formación de la Asociación de Clubes de Lectura de Sonora. El documento establece la conveniencia de crear este organismo en consideración de “los bajos índices de lectura en México y en Sonora” y en “la urgente necesidad de cambiar el perfil lector en la Entidad”, en virtud de que la lectura permite el acercamiento “a toda materia de conocimiento”.

Los firmantes coincidieron en que “el desarrollo de las habilidades lectoras entre los estudiantes hará posible un mejoramiento en el aprovechamiento académico” y, además, “la formación de un espíritu inteligente y crítico en los futuros ciudadanos”.

La participación de escritores y lectores de Hermosillo, Cananea, San Luis, R. C., Ciudad Obregón, Navojoa, Guaymas, Granados y Nogales, reflejó durante las jornadas del Festival de la Palabra, el interés que existe por parte de la ciudadanía en incidir positivamente en un rubro que es estratégico desde toda óptica: hacer de la lectura un acto cultural cotidiano y de la literatura su instrumento más sublime.

Más información sobre ESAC en México: moroico2000@yahoo.com.mx
En USA: manuelmurrieta@orbispress.com

Palabras del Dr., Manuel Murrieta Saldívar,
Representante de Escritores de Sonora en Estados Unidos,
Quinto festival de la palabra

…De las bohemias, encuentros, congresos y el palabrerío, al final lo que perdura son los libros. Esta frase, sobre todo al paso del tiempo, cala más…Rara vez, entonces, había yo formado parte de un grupo cultural, literario o editorial, si no se buscara lograr un producto final, concreto; de ahí mi interés constante por el periodismo en donde, si no se escribe, pues nada se publica, no hay ni texto ni lectores. Sin embargo, de vez en cuando me encontraba con Alba Brenda, quien me enviaba correos electrónicos o, sin chistar, sabedora del esfuerzo, compraba mis obras en algún stand junto al gentío que por lo general sólo miraba. También, a la larga, sabía de Ignacio Mondaca, ganando algún concurso o visitándolo en su blog. O coincidía con Emilio Robles en alguna feria, o con Esteban Domínguez, a quien yo escuchaba pasmado que sus libros de tramas estudiantiles se imprimían por miles a nivel nacional…así, ellos no sólo despertaban mi curiosidad por saber lo que hacían sino que descubrí que se movían en torno a Escritores de Sonora… mostraban no un proyecto en el aire sino una obra publicada en medio de cientos de lectores reales o potenciales. Ahí empecé a notar la diferencia: este organismo no únicamente conjuntaba voces, promovía talento, ponía un escenario, sino que además publicaba novedades y se acercaba a lectores nuevos alejados del circuito tradicional, y sin importar el calor de la intemperie o si el recinto fuese lujoso o marginal…y así, yo me acercaba titubeante, ya sea desde Arizona o California, y pronto empecé a probar los resultados y beneficios concretos hacia mí: los correos electrónicos con Alba Brenda se tradujeron en que algunos de mis versos aparecieron incluidos en su antología de poesía, además de recibir copias impresas hasta California; conservar el contacto con Esteban resultó en que mi mini-relato escrito en las prisas de un avión se había incluido en su colección de mini-ficciones…y las dos obras eran publicadas por Emilio en Editorial Garabatos quien, además, generoso y sin conocerme tanto, me donaba libros de José Luis Barragán y hasta del mismísimo Gustavo Saínz.

Pero cuando me encontré a Ignacio en una de las jornadas literarias de San Luis Río Colorado, creamos las coincidencias para acercarnos. Conociendo ya los antecedentes de Juan Manz y de Rubén Meneses, sendos representantes sur y norte de Escritores de Sonora, no descarté mostrarle mi interés de integrarme al organismo. Y como para convencerlo, o convencerme, le mencioné la posibilidad de que podríamos extenderlo hacia la Unión Americana. Bien lo valía, podíamos alcanzar a lectores no sólo de origen sonorense sino hispanolectores en general. Después de todo, ni los sonorenses ni las letras escritas por sonorenses, están destinados a quedarse para siempre encerradas en el Estado. Así lo prueba, muy cerca de donde vivo, el pintoresco poblado de Sonora, California, situado en el corazón de la veta madre de la fiebre del oro, recuerdos de los gambusinos sonorenses que aportaron su talento minero. Y ni qué decir de los libros escritos por nosotros, que hemos invadido las bibliotecas públicas y académicas norteamericanas como lo muestra una simple búsqueda en los catálogos electrónicos de cualquier universidad…estas son apenas señas de que la huella sonorense está esparcida por toda la Unión Americana.

Y sí, se me nombró representante en USA, lo cual sigo agradeciendo, pero lo interesante fue un último requisito que se me pidió: no sólo debía tener obra publicada sino además había que donar unos ejemplares… “son para el acervo del organismo” me advirtió Mondaca como sospechando su perdurabilidad… de nueva cuenta, pues, los libros, que es lo último que quedará. Luego me detalló sobre los Festivales de la Palabra, cuyo slogan encierra toda la coherencia que intento darle a este escrito: “Quinto encuentro de los que escriben con los que leen”. Y sí, en efecto, yo escuchaba hablar a Ignacio dándome más explicaciones al respecto pero, sin él darse cuenta, no me tuvo que dar más ejemplos: yo mismo lo presencié aquellos días en San Luis RC. Él y Emilio no escatimaban sacrificios para acercarse a los lectores y fomentar la lectura en aquella desértica frontera. No se quedaron encerrados en el hotel de las jornadas, sino que además de asistir a las lecturas, iban y venían a la plaza de la ciudad donde al mismo tiempo se celebraba una feria del libro. Mientras que muchos “stands” lucían vacíos o semivacíos, abandonados incluso no sólo por los autores, promotores y hasta por los mismos encargados de la venta, yo observaba a Emilio y a Ignacio que presentaban un libro bajo una carpa, atendían a sanluisinos desconocidos, explicaban el contenido de una obra, se contactaban con maestros y directivos de escuelas. Y ahí me percaté, en esa plaza, junto al pueblo, junto al lector anónimo que ellos, que Escritores de Sonora, hacían lo mismo que uno: escribir, publicar y promover en directo, es decir, salirse de los recintos y poner sobre una mesa libros al lector, sin importar el escenario, la ciudad, la formalidad o la informalidad…¿Cómo no integrarse a un grupo así?, me pregunté, si lo hacía, me convencí, podríamos hacer más, mucho más, no sólo producir esos libros que al final es lo que perdura, sino además hacer circular el libro sonorense por el mundo…

Dr. Manuel Murrieta Saldívar
California State Univesity-Stanislaus
Modesto, California
Octubre 2009



3 Comentarios a “Más lectores para escritores de Sonora”

  1. Por: Itzell Castro Ruiz en Ene 7, 2013

    Hola, a mí me gusta mucho escribir y leer, y me gustaría mucho ser una escritora, me interesa saber más a fondo de qué se trata toda esta página, qué es todo lo que hacen…. GRACIAS

    Itzell Castro Ruiz
    Itzell_yari15@hotmail.com

  2. Por: Manuel oscar garcia en Ago 18, 2015

    Tengo un buen número de libros,que quiero donar ,
    Puede ser a ustedes?

    Manuel oscar garcia
    garsand@hotmail.com

  3. Por: Omar Burciaga en Ene 1, 2019

    Me los podrías donar a mí (tus libros). Estoy construyendo un grupo de lectores de barrio para inculcar la lectura y el saber.

    Omar Burciaga
    cultoallibro@gmail.com

comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,304,143
- Últimas 24 horas: 228