Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

Son un torrente de pasión por la naturaleza incluyendo, por supuesto, la de la mujer, ese ser que ofrece tanto amor como a veces desamor. La poesía de Josué Alfonso es directa y honesta como el No de una amante-o el Si-que hace aflorar la nobleza o la amargura de los hombres. Es una poesía sin metáforas complejas porque interesa más el desahogo existencial y no tanto la preciosura del lenguaje. Y aquí va sólo una pequeña muestra que está tomando forma en su poemario titulado Cubiri, nombre que refleja, precisamente, el origen de la poesía de Josué Alfonso: Cubiri refiere a una población del estado de Sinaloa, México, que en lengua indígena del área significa a la orilla del río. La orilla, el río, el agua, motivos recurrente de esta poesía porque así también es el caminar de José Alfonso: además de su experiencia en Sinaloa, este poeta ha navegado por Pachuca, Hidalgo, donde nació; en la ciudad de México donde se educó hasta los 12 años para después desembocar en el Suroeste de Estados Unidos donde actualmente radica. Va, pues, siguiendo su destino, es decir, la vida de Josué Alfonso que hace camino al andar, más bien, que hace río al navegar….

Cubiri

El reflejo de tus ojos
-brillantes a tristeza que no se olvida-
me llevó
a la orilla del río
en tanto que tú sonreías
y yo escuchaba tu voz
y los dos caminábamos juntos
bajo el torrente de una lluvia fría.

Sin pensarlo
tomaste mi mano
y sin darme cuenta yo
hallábamonos lo dos en el río
nadando con la corriente
sintiendo en nuestros cuerpos
lo frío de aquellas aguas
en tanto que libres
reíamos a carcajadas.

El reflejo de tus ojos
-todavía brillantes a tristeza que no se olvida-
me llevaron de nuevo
a la orilla del río
en tanto que sonriendo
y tú escuchando mi voz
caminamos por un corto estrecho
sin saber qué decir o pensar
al hallarnos de nuevo
a la orilla del río
bajo el torrente de una lluvia fría.

Mi Amor

La conocí a la orilla del río
cuando las flores cantaban su fragancia
y los árboles reían con las cosquillas del viento:

La vi
y pensé que despierto veía un sueño:
un anhelo profundo jugando con mi fantasía.

Pero no era así.

Caminando sonriente se acercó,
su largo cabello danzando cual cascada fría
mientras sus ojos rezonaban a silencio y lágrimas.

Tomó mi mano,
entonces así,
coqueteando un “te quiero” a mi oído
y sin darme cuenta cómo,
la tomé a mi costado
y la hice mi amor…

Amanecer y Pesadilla

Amanecía:
las nubes grises a lo alto
se alejaban
y lo azul del nuevo día
comenzaba a brillar con el calor del sol.

Las aguas del río
resonaban todavía
con la tempestad de la noche previa

Levantándome de la orilla del río
me di cuenta que no me había ahogado
y que la Vida se había burlado de mí
otra vez.

La imagen de su rostro
-de sus ojos brillantes a tristeza que no se olvida-
llenó el sentir de mis entrañas
en tanto que
–como un loco–
buscaba su silueta
a lo largo de la orilla del río

Por más que la busqué
no estaba ahí…

Entonces,
como un sueño que se torna pesadilla,
escuché la voz del río
que en carcajadas me decía:

¡Olvídala idiota…
está muerta!

Ver llover

Ver llover:
gotas de agua que al principio
cosquillean el rostro y las manos
en tanto que la tierra se moja
y los niños corren
al saber que pronto estarán mojados.

Ver llover:
gotas de agua jugando con el viento,
viento que baila con el olor a tierra húmeda,
tierra que sabe a viento y lluvia
y niños saltando en los charcos y el lodo

Ver llover:
gotas de aguacero
resonando a cascada y mil estrellas
formando riachuelos en forma de culebras

Y los niños dando un brinco
al escuchar el grito maternal:

-¡Métanse niños que se van a enfermar!

Gota de rocío

Pensando en tu sonrisa y tus abrazos
el arrullo del viento y la mañana
estremecen cual suspiro mi alegría
formándose así en mi pecho
–como una flor–
una gota de rocío.


  1. 1 Trackback(s)

  2. Ago 30, 2010: CULTURAdoor » » Culturadoor 43
comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,388,236
- Últimas 24 horas: 262