Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

ENTREVISTAS


El miedo al terrorismo resonó en las urnas

Las pasadas elecciones de Estados Unidos, cuyas resonancias llegaron hasta diciembre ante rumores de fraude en Ohio a favor de Bush, confirmó que todavía a inicios del 2005 el país está dividido por la mitad. Las campañas parecieron llevar al centro de la discusión el empleo, la economía, la seguridad social, pero al final privó la guerra en el electorado. A pocos sedujo el discurso de la desnutrición, las epidemias, la violencia callejera. Menos aún quieren saber que hay relación entre el conservadurismo y la guerra; entre el conservadurismo y el ascenso de las multinacionales. A casi nadie resulta lógico o humano que si Walmart paga 130 dólares al mes en México, los trabajadores vengan en masa por el salario de 1300, venciendo toda clase de retos. Este proceso psicológico evidencia que los individuos no desean reconocer a sus vecinos, entercados en pensar que todo aquel que es diferente, no tiene el derecho de sentirse estadounidense. Al preguntar a algunos intelectuales del sur de Estados Unidos su opinión sobre los comicios exploramos, con ellos, las tendencias filosóficas que lograron llevar al presidente George W. Bush, a cuatro años más de gobierno.

Otto Ruano: Faltó información y privó el sentir del nueve once

(Publicista de Radio Campesina en Phoenix, Arizona, y autor del poemario Ausencias.)

Fueron muchos los factores que se conjugaron para que perdiera Kerry. El primero, la guerra en Irak. Existía entre la comunidad, no solamente hispana, el sentir del nueve once. Entonces, muchos votaran por George Bush. Lamentablemente en Arizona muchas personas no lograron informarse. Por tradición Arizona ha sido un estado republicano. Se vio el aumento de votantes demócratas, pero no pudieron ganar Arizona.
La proposición 200, por ejemplo, que es una proposición racista y va a perjudicar al pueblo en general, hispano o no hispano, se va sentir en los próximos meses, aunque todavía no entre en vigor. Y muchas personas votaron SI, sin saber lo que estaban votando.
Creo que debemos de seguir luchando. Ahorita ya quedó Bush, como sucedió hace cuatro años, pero creo que el pueblo se volcó a las urnas. Y si el pueblo reconoció a Bush como nuestro próximo presidente, pues ni modo hay que respetarlo.
Lo que va a pasar con los hispanos es que aquí nos vamos a quedar. Nadie nos va a mover. Vamos a luchar, a capa y espada, para sobrevivir. Y vamos a seguir llegando. Y aquellos que ya tienen la oportunidad de votar, pues que para los próximos comicios lo hagan. No importa, en sí, a qué candidato apoyen. Importa que hagan valer su voz, ya que su voz es su voto.

Ralph Sandoval: Pensé que el resultado sería el opuesto

(Director del departamento de lectura en Mesa Community College, Arizona.)

I am really surprised with the outcome of this election. I thought it would be the other way.
What is going to happen to the Latino Community? I am more worried about what is going to happen to everybody, as Americans. I just hate to think we are going to have four more years of the guy.
Now I think we need to stay together. Let’s not separate, just keep together and hold on.
[Estoy realmente sorprendido con el resultado de esta elección. Pensé que sería el opuesto.
Yo estoy más preocupado por lo que va a pasarnos a todos, como norteamericanos. Detesto el solo pensar que vamos a tener otros cuatro años de este tipo.
Ahora pienso que debemos de mantenernos unidos. No hay que separarnos sino mantenernos unidos y aguardar.]

Antonio Cárdenas: Puritanismo y el aborto influyeron los resultados

(Profesor de español y literatura hispana en Mesa Community College, Arizona, y autor del libro de ensayos Mar, Desierto y Ladrillo.)

En primer lugar, se vio la inversión de muchos millones de dólares por parte del partido republicano. Un factor importante en esto fue un mayor apoyo de la comunidad cubana en Estados Unidos. Otro factor importante fue el puritanismo de la nación, como hubo mucha controversia en relación al aborto. Eso fue muy decisivo para miles de personas.
¿Los hispanos? Siempre hay positivo y negativo. Tal vez algo positivo sea una inmediata legalización temporal para algunos trabajadores de México y otros países de la región. Esto es bueno para el inmigrante, pero también permite al empresario norteamericano ejercer la explotación. Es posible que la reelección de Bush no sea necesariamente mala para México, aunque tampoco buena. Esto debido al enfriamiento que existe entre los presidentes y que afecta a los dos gobiernos, a las dos naciones y a las dos economías.
El triunfo de Bush fue un triunfo legal y es un triunfo aceptado por el pueblo norteamericano. Nosotros, claro, los demócratas, lo resentimos, y esperamos que algo suceda para que pare la violencia en el Medio Oriente y en otros países. De no ser así, pues habrá más muerte y más destrucción.

David A. Muñoz: La sociedad hipócrita explota al inmigrante, por voluntad de Dios

(Director de filosofía y religión en Chandler-Gilbert Community College y autor de varios libros de texto, ensayo y crónicas.)

El presidente Bush ganó la elección debido a que logró obtener el apoyo de muchos evangélicos tanto anglo-sajones, como hispanos. Los evangélicos votaron por él debido a esa ideología que se opone al aborto y a los derechos de los homosexuales.
Hay un trasfondo cultural estadounidense, el país parece estar literalmente aterrorizado con lo sucedido el 11 de septiembre. Para los hispanos las cosas van a seguir como hasta ahora. En este país se tiene un discurso que pugna por la igualdad y dice tomar en cuenta que todos los seres humanos fuimos creados iguales, pero la realidad es otra.
Estados Unidos tiene una gran necesidad de fuerza laboral. Los trabajos que desempeñan la mayoría de los hispanos, ningún anglo sajón, ningún afro-americano, ningún asiático está dispuesto a hacerlos. Esta sociedad hipócrita, que se dice ser cristiana, explota al trabajador por voluntad de Dios.
Respecto a la victoria de Bush, yo en lo personal no estoy de acuerdo con las políticas de Bush, pero en una sociedad libre, en una verdadera democracia, debemos de aceptar la decisión del pueblo.
Honestamente, ¿cuántos libros cree usted que Bush haya leído? Su éxito, si así lo vamos a llamar, se debe a que ha dicho lo que la gente desea escuchar. Esa es una característica muy particular del estadounidense, mientras los políticos digan lo que ellos desean escuchar, no importa que estén llevando el presupuesto a la ruina, no importa que el precio del petróleo siga aumentando, no importa que los derechos civiles de los hispanos se vayan a la chiquita.

María Dolores Bolívar: Votaron por Bush como antes votaron por el PRI, por desinterés

(Profesora de español y cultura en San Diego Community College District y consultora de la Oficina de Educación del Condado de San Diego, California.)

Aunque parezca increíble ¡Ganó Bush! Las primeras palabras de George a los medios—”I got capital and I plan to spend it”—me recordaron el plebiscito de Hugo Chávez. Al día siguiente, ardió Felujah. ¿Los hispanos? ¡Ay! ¡No salen las cuentas! ¿Me sorprende? No. La gente jamás lee un periódico, los compra por los cupones. Las televisoras consienten y manipulan a ese consumidor voluble. Los latinos oyen a Don Francisco, no a Larry King. Al final les echamos la culpa a los cubanos, como en aquel cuento “La culpa es de los tlaxcaltecas”, pero lo que falta es una cultura del voto. Votar por Bush es como votar por el PRI. El votante desinteresado vota según su compadre.
Los medios hispanos iban contra Kerry. En México no hay medios sino repetidoras de EFE, API, CNN. Jamás harían un sondeo acá, las noticias ya les llegan editadas.
Los estrategas republicanos aprovechan ese río revuelto, subrayan aborto, matrimonios gays, experimentación en fetos, terrorismo. La mayoría de hispanos no es menos conservadora, homofóbica o superficial que Darrell Issa, Tom McClintock o Ross Perot. Cuando ganó Arnold Schwarzenegger, Cruz Bustamante creyó suyo el voto hispano y despertó a la realidad. ¿Ahora, qué esperar? Aislacionismo y repudio de lo diferente—México, Islam, los acentos, salvo si te llamas Terminator. Diplomacia caprichosa, antihistórica. La muerte de Arafat avisa que vendrán tipos locos, como Osama Bin Laden. Los hispanos tenemos los nuestros: Vicente Fox, Santiago Creel.
Se vota por deporte, sin conciencia, se va con la ola… pero esta ola no dura la vuelta al estadio sino cuatro largos años. ¿Suena breve? Alcanza para las transnacionales saqueen a naciones enteras. ¡Ay, cuatro larguísimos años!


Sorry, comments for this entry are closed at this time.

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,859,383
- Últimas 24 horas: 104