Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

He sido testigo de la guerra y la reconciliación/ de una ciudad dividida, un país partido en dos/ una nación neurotizada por los medios de comunicación/ si la idea es entendernos, no queda otra que apagar la televisión…

POESÍA

 
 Imágenes: Internet y archivo de Culturadoor.com

 

Por Pablo López-Contreras

absolutionfilms@gmail.com

—Desde Caracas, Venezuela, exclusiva para Culturadoor.com—

Día de publicación: 7-enero-2012

 CREO

 Creo en la brisa que por las mañanas acaricia mi rostro curtido por el sol.
 Creo en la flor que contra todo pronóstico, surge entre el concreto.
 Creo en la irascible ternura de mi abuela, las caricias de mi madre, los acertados consejos de mi padre, los besos de quien me ama. Creo en el ángel que vive en la sonrisa de mi hijo.
 Creo que “la vida es lo que nos pasa cuando estamos preocupados haciendo planes”. Creo haberme adueñado de esta frase, escrita por un tal John Lennon, unas treinta y tantas primaveras atrás.
 Creo que es indispensable cuestionarlo todo, tomar por asalto el cuartel donde se atrincheran, pálidos y temblorosos, nuestros prejuicios y lo que queda del viejo mundo y sus anacrónicos paradigmas.
Creo en el karma como el único e imparcial juez de todo lo que en vida sembramos.
Creo que aún es posible latir en el corazón de los otros, escurrirnos bajo la piel del enemigo, ayudarnos a sentir en las estrellas.
Creo que el hambre y la guerra son los crímenes más deplorables, y la indiferencia, la complicidad más baja.
Creo en el aguante de Mandela, en el pie izquierdo de Maradona, en los acordes del universal Marley, en el intachable ejemplo de lucha que nos dejó el Che, en los versos de Neruda y en la pólvora que vive en el verbo encendido de Mario Benedetti.
Creo en el sueño de Martin Luther King, en el agudo análisis de Malcolm X y en las últimas palabras que Salvador Allende pronunció aquel oscuro 11 de septiembre, 34 años atrás.
Creo en el amor como el motor propulsor del coraje que acompaña a toda brega de justicia. Creo en la paz, exclusivamente como el resultado de esta dificultosa empresa.
Creo en Jesús como el primer gran guerrero de la historia. Creo que existe una distancia insalvable entre sus enseñanzas y el frío mármol de aquella fortaleza que conocemos como el vaticano.
Creo que resulta mejor “construir trincheras de ideas que trincheras de piedra”. Creo que Martí vive hoy en esta imbatible frase. Creo en la América unida que soñó él junto a Bolívar, hijo de Caracas, hoy fantasma de la cordillera andina.
Creo en el libro como herramienta de emancipación, en la música como expresión de lo sublime, la poesía como arma de
combate y en la brocha del pintor que sobre su lienzo inmortaliza lo que yo en mil palabras no puedo registrar.
Creo, al igual que Oscar Wilde, que “amarse a uno mismo es el comienzo de un romance que dura toda una vida”.
Creo en la nostalgia que el tiempo con largas cadenas arrastra, como recurso indispensable para el ensueño y la creación.
Creo en pintarse en el rostro una sonrisa mortal para enfrentar sin amarres a la necesaria adversidad, y al adversario siempre la cara dar: sin temor, sin titubeos, sin un ápice de segundo para vacilar.

Creo que, de alguna manera, lo mejor es lo que pasa. Creo que sólo la distancia y el pasar del tiempo nos dan perspectiva.
Creo que el actual sistema que domina el panorama mundial, aquel que pone por encima del hombre al capital, es, sencillamente, insostenible.
 Creo que guardar silencio ante una estructura de poder que consagra, estimula y glorifica al hombre como lobo del hombre, es deplorable.
 Creo, sin lugar a dudas, que es preferible morir de pie que vivir de rodillas.
 Creo que por cada bomba que cae, nacen cien puños cerrados en señal de aguante y resistencia.
 Creo que el extremismo en defensa de la justicia no es un defecto.
Creo que la moderación en la lucha por la libertad no es una virtud.
Creo que nuestra Revolución Bolivariana, si no va acompañada del cambio de consciencia como elemento imprescindible para la formación del hombre nuevo,
está destinada a fracasar.
 

 

EL OPTIMISMO

La verdadera revolución es la de ser optimistas
en este mundo de pasarela-planeta mercancía
aquí desfila el billete que han nombrado Emperador
va de la mano con su prima, que lleva por nombre Desidia

Nos han hecho súbditos de su reino donde impera la muerte
aquí “no estás en nada” si no compras la mierda que venden
nos han despojado hasta el sentido de supervivencia
pero hay un ejército de anónimos, tienen por arma la conciencia

Hay que pintarse en el rostro una sonrisa de artillería
ser soldados atrincherad¬os en defensa de la alegría

formar batallones especiales
para propagar la comedia y la risa
soldados armados con chistes malos
generales desnudos bailando un Mambo.

Coroneles que en formación
den como orden una sonrisa
tenientes dando un golpe de estado
a la tristeza y la desdicha

Brigadas especiales para secuestrar a la apatía
reírnos de nosotros mismos como norma colectiva
hacer un frente guerrillero que saque de sus madrigueras
a los promotores del desaliento, a los mercaderes de la era

Entronar de nuevo la ironía y la irreverencia
cagarse de la risa ante la ganancia y la ausencia
incluir en la Constitución como un deber ciudadano
propagar el optimismo a toda hora y en todos lados       

Y es que la felicidad
debería ser obligatoria
como un acto de venganza
a quienes nos la han arrebatado.

Que los sepultureros de esta era
fallen en su lúgubre intención
de programarnos como máquinas
carentes de toda emoción

Hagamos llover sobre ellos
una ráfaga de sonrisas
de rostros iluminados
y gatillos optimistas
lleguemos con rostros pintados,
tambores y canciones
¿y por qué no?
Invitémoslos a que se incorporen…
 

  

TU AUSENCIA

                                 A Ernesto Guevara de la Serna.

Tu ausencia es una pena
que en cuatro continentes se da
en cada marcha obrera-levantamiento popular
es tu rostro el que hoy y siempre brillará

Tu sonrisa mortal no da espacio para más
lo consecuente de tu obra
a tus adversarios
sin verbo ha de dejar

Siempre en la línea de combate,
siempre a la vanguardia,
exigiendo lo imposible lograste lo real
y lo lograste con creces, sin dar marcha atrás

Pequeño gigante de asma voraz,
de ojos abiertos, manos amputadas al ras.
Los muy pendejos desaparecieron tu cuerpo
jurando que el tiempo y el olvido haría lo demás

Pero la canción que es valiente
es canción para siempre
y es por eso que hoy
entre nosotros estás

Los que mueren por la vida
no pueden llamarse muertos
Alí Primera desde las alturas
en tres acordes lo hará sonar

Ojalá donde quiera que estés,
goces de contrincante digno
para batirte en el ajedrez.
que el mate tampoco te falte
en aquel distante lugar

Asumo que Camilo y tu madre
te recibieron con el abrazo habitual
y si acaso dios existe
su rostro debió bajar
pues no es mentira para nadie
que mientras tu luchabas
él se limitó a mirar…         

Si en las alturas no cuentas con vasta biblioteca,
haznos llegar una señal
tomaremos por asalto la más grande
y aún no sé cómo, pero te la haremos llegar

Combatiente internacionalista,
ser humano a todo dar
primero médico, luego combatiente
lector impenitente, intelectual voraz

Recordamos tu verbo enardecido
que a la ONU hizo temblar
tu declaración a los pueblos del mundo
resonó en la selva combativa de Vietnam
más de una quijada cayó en Argelia
cuando sin pelos en la lengua cantaste la verdad

Una vez vencida la guerra
tus botas volviste a enlazar
rompiendo el estigma de todo hombre
que al poder llega y en el poder se ha de quedar

Pero tú no eras uno de esos
el primero de los hombres nuevos, quizás.
Mi intención no es mitificarte,
me remito a la historia. Hechos nada más.

Tu ausencia es una pena,
aunque no es una ausencia real
en la Venezuela revolucionaria que aún nace
de no seguir tu ejemplo
estamos destinados a fallar

Esta gran humanidad ha dicho basta
y con puños cerrados ha echado a andar
son tus huellas las que abren el sendero
y permíteme decirte, que cada vez somos más

La América Mayúscula que soñaste
está en pleno despertar       

Espero no te importe te despoje
de tu condición Cubana o de Argentino natal
pues sería lamentable encasillarte a un término
excluyente-territorial

Maravillosa apuesta latinoamericana al futuro,
hombre modelo. Modelo para armar.
Sólo pedimos estar a la altura de tu ejemplo
especialmente los más chicos, en cuyas manos el futuro está

En un lavandero tu cuerpo fue a reposar
mientras los curiosos,
cual circo,
daban vueltas al andar

Tu mirada plácida de mil kilómetros
en nuestra conciencia se ha de quedar
leía: he cumplido con mi parte,
a ustedes les dejo lo demás.

 

 

LA INDIGNACIÓN

Mil millones de seres humanos
viviendo bajo inanición
mas en primera página se desploma Wall Street
y todos los millones van a su salvación

¿Cuándo fue que perdimos nuestra capacidad
para hervir la sangre con indignación?
dejar a un lado las excusas,
tomar cargo de la situación

Pasan los años y no es mucho lo que cambia
la historia es tartamuda, mudo el hombre sin alianzas
¿cómo ser imparcial en el planeta de la trampa?
mantenerse al borde de la ruta, hacer la vista larga…

Perplejo quedo ante la imparcialidad
de un mundo que se suicida, inmutable en su andar,
a los neutrales les reservo una extraña admiración
pues hay que ser de piedra para justificar la situación:

La comodidad es la divisa donde todo es mercancía
las viejitas democráticas y su debate de peluquería
los pacifistas sin garra, los empresarios del día,
carroña y paranoia: banquete de la oligarquía

Los viajes a la luna, inútiles en su esplendor,
centros de belleza canina, vacaciones en Disney World
un bombardeo no anunciado de Colombia para Ecuador
y un presidente que envía 100 batallones en su furor…

El primer mandatario negro en Washington toma la silla
las tetas de Britney Spears y un mundo a la expectativa
un niño de apenas 7 en Palestina pierde la vida
lo encuentra su madre en la acera, piedra en mano todavía

El buitre de cuello blanco deja una estela de billete en su huida
el hambriento arrebata un pan y en cana se le va la vida
el poeta atormentado en el pabellón de psiquiatría
y el psiquiatra que le receta pastillas verdes para su rebeldía.

Pero nuestro verbo encendido sólo se detendrá
cuando los medios informativos no callen la verdad
si se acaba la tinta las paredes gritarán
por los millones de silenciados, ecos distantes en la oscuridad

Lo único que exigimos es justicia para los más
respeto al indio y al negro, espacios para la diversidad
reescribir nuestra historia y así contarla cómo fue
quinientos años perdidos ahora nos toca reponer…

 

 CIUDAD INSURGENTE

A la Caracas que no duerme.
la de párpados abiertos.
ciudad insomne.

A la Caracas que reside bajo el miedo.
la que rechaza las migas de angustia
y a los carroñeros de la paranoia.

A la Caracas que se niega a bailar en
el triste festín de los estadistas.

Ciudad en la que por cada abatido que
cae de bruces despidiendo la vida, emergen,
como orquídea entre el concreto, cien puños
cerrados en señal de aguante y resistencia.

A la Caracas ingobernable,
caldero de cultivo insurgente.
La que se levanta de sus escombros
una y otra vez.

Ciudad que ante nada se arrodilla.

A la Caracas que me dio la vida
y a su majestuoso gigante Repano,
siempre vigilante,
por resguardar mi infancia

A la Caracas Insurgente
que soñé desde el exilio…

 

 

 PATRIA

¿Cómo definir lo que quiero decir con Patria
sin emborronar innumerables cuartillas
y encasillar algo que corre por las venas?

¿Qué palabras pueden hacerle justicia
a un amor tan puro y profundo,
que ni con un canvas de cien metros
ni con cinco versos de Neruda puedo representar?

¿Cómo puedo vivir lejos de esta noble y
valiente tierra?,
si al despertar en el duro ocaso del exilio
me doy cuenta de que todo lo que soy,
se lo debo a ella.

¿Cómo no querer defender cada frente,
cada frontera?,
si para mí esto no es
un simple pedazo de tierra.

¿Cómo hacer que mis padres comprendan
que el confort de aquel norteamericano sueño
se me presenta como un profundo hoyo negro
en toda la boca del pecho?,
y que así, pegándole candela
a aquella verde residencia,
se me abrieron los caminos,
senderos a la consciencia.

¿Cómo no unirme al Patria o Muerte, Venceremos!?
si vender a la patria es una estocada mortal en el pecho
y el venceremos que hoy brilla en los ojos de mi pueblo,
poco a poco lo transformamos en “estamos venciendo!”

 

TESTIGO

Pateando la calle por este país
he sido testigo de tantas vainas…

En el Country Club he estado
observando con curiosidad
a las doñas paseando a sus perros
de curiosos peinados

Por las calles de Rosario y Santa Cruz
también he deambulado,
ahí los perros son lo que son:
llevan pulgas, garrapatas
y a uno que otro le falta una pata.

No conocen de salones de belleza
pero eso no les quita la nobleza.

Los más chicos,
que en esencia llegan al mundo como iguales
están condenados a una vida u otra
todo depende de qué lado del charco te toca

Si en los placenteros-paranoicos suburbios del este
o en la calle, en el ghetto, la favela o bajo un puente

He estado en alambiques de Catia
bebiendo el etílico casero,
entró un militar con una dama de compañía
cambió una caja de granadas por un kilo de cocaína

El 23 de Enero, parroquia de gente combativa,
en nada se parece a Cerro Verde y sus colinas
el movimiento Tupamaro hace presencia en todos lados
hacía falta mano dura y estos tipos se encargaron

Las armas y la combatividad sobran en este lugar
se respira un enorme sentido de pertenencia y solidaridad
hay una historia increíble de lucha popular
lo sientes al entrar, en las miradas y en cada mural

El trabajo social me ha llevado a Pinto Salinas,
conozco La Trilla y Gramoven, Aranda y la Zulia también
las comunas de esta ciudad no son juego de carritos
o caminas con paso seguro o no sales enterito

Yo hago vida en el este con sus cuarteles amurallados:
muros electrificados, cámaras en varios ángulos.
espirales de hojilla al estilo Freddy Krueger,
garitas de vigilancia con guardias armados:

“Es que si bajan los cerros es mejor estar preparados.”

De la casa burbuja
en el carro burbuja
al colegio burbuja van.

En el trayecto vidrios arriba
porque la amenaza siempre está.
El semáforo cambia a rojo
y abajo con destreza trabaja un malabar:

“Sube tu ventana mi amor, que ese malandro te va a robar”

Yo me imagino
que no entienden eso de la Cultura Popular,
el arte en las calles,
otro modelo de ciudad.

Reconquistar los espacios públicos
como parte de una consigna nacional
el problema es que si tiene que ver con el gobierno
prefieren ni escuchar:

“Esa vaina es pura chusma vestida de rojo
y a todos les pagan hasta por bailar”

Me pregunto ahora si con dinero se compra una sonrisa
un abrazo solidario, o el optimismo socialista,
no vayan a creer que estoy excesivamente parcializado
sencillamente comparo pues también marché del otro lado

Y vi las caras largas y el odio en el ambiente,
los estudiantes y sus pancartas cuyo contenido pocos entienden
vi la neurosis que generan las campañas de desinformación
entendí que la guerra es mediática y la artillería apunta a la población.

Luego tienen la desfachatez de hablar de ideologización

A mí por estos lados me ven como un marciano
llevo mi bandera de 8 estrellas, camino frente en alto
les cuesta entender cómo es que no marcho con ellos
pues llevo rasgos europeos, piel blanca y ojos claros

Asumo que les preocupa
que estamos en todos lados
si lo ponemos es jerga militar,
el hecho es que están rodeados

Esta Revolución que tiene mucho por enmendar
no es un evento pasajero, se ha llegado para quedar
hay que ser bien loco para poder pensar
que en diez años se arregla el desastre de legado neoliberal

He sido testigo de la guerra y la reconciliación
de una ciudad dividida, un país partido en dos
una nación neurotizada por los medios de comunicación
si la idea es entendernos, no queda otra que apagar la televisión…



1 Comentario a “(Nueva) Poesía venezolana de compromiso”

  1. Por: Margarita Lopez en Ago 17, 2012

    Pablo, te extraño. Espero que estés bien.

comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,376,554
- Últimas 24 horas: 327