Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

Bululú: perfume y veneno, constituye un hermoso y provocador revolú revolucionario, invitándonos a transgredir toda normativa anquilosada y excluyente sobre la vida, la creación y la representación; seduciéndonos –perfume y veneno– a salir pa fuera en todos los sentidos imaginables; y encendiendo una generosa reconsideración de la heterodoxa –y tantas veces eclipsada– tradición teatral, performática y poética de nuestros archipiélagos geológicos e imaginados. Editora Educación Emergente diversifica su serie Otra escena con una aportación imprescindible, desde nuestra esquina del mundo tan abusada como vital, al escenario global posdramático –así llamado por el teórico del teatro Hans-Thies Lehmann–, en el que Aristóteles ha muerto o, al menos, en el que sus preceptos nos dan mucha, pero que mucha, risa. Bululú: perfume y veneno forma parte de la serie Otra escena. Idóneo para cursos de teatro, performance, teatro y performance puertorriqueño y literatura puertorriqueña, entre otras.

RESEÑA

374399_10151353985423179_917991354_n

Por Carlos Manuel Rivera

Imágenes de internet. (Cortesía del Carlos Manuel Rivera)

http://carboinaelrixema.blogspot.com/

 

—Desde New York, exclusiva para Culturadoor.com

 

Día de publicación: 16-junio-2020 

Editora Educación Emergente, Inc. (2020) ISBN-10: 1792317921  ISBN-13: 978-1792317927

 

Bululú: perfume y veneno surge de una teatralidad de la poesía o una poesía de la teatralidad, como la de los cómicos de la legua en el período aural de los siglos XVI y XVII. También se asemeja a la teatralidad valleinclanesca y santaliciana[1], cuales no están demarcadas por una definición unívoca de la poesía y el drama, sino por rupturas de fronteras que desestabilizan los viejos modelos genéricos. Podríamos decir que es una poesía activa, un monólogo, una declamación tradicionalista, o aquella, que, desde taínos, paseos de La Asbaje con Ayerra de Santa María en el Virreinato de La Nueva España, Borikén y El Caribe genera una performatividad sin preferencia entre escritura y oralidad. Una representación que desdibuja desde estéticas e imaginarios los venenos y los perfumes que se activan y se desactivan en las trivialidades massmediáticas, la polirritmia, la poliglosia, los excesos onomatopéyicos, las jitanjáforas, los sonidos impensables, el folclor, el sincretismo, la transculturación, el mestizaje, la hibridación y su relación con el mundo.

De ahí que nosotros como artistas, teóricos o educadores de lo que creamos y teorizamos, manifestamos que nuestra creatividad es:

1- Antimimética porque no representan sujetos o cosas reales que ya antes no habían sido construidos, sino nuestra performatividad surge del reciclaje, el préstamo y la intercomunicación disciplinaria.

  1. Así la música, el movimiento corporal, la danza, la pantomima, el teatro, la poesía, la literatura, la escultura, la arquitectura, el performance y todas esas caracterizaciones que nos brindan sujetos y cosas que no terminan y continúan más allá de una concepción de la estética elitista y divisoria.

2- Esta manifestación se muestra en el utilitarismo de aparatos que nuestro mundo ha construido desde la heterogeneidad y la heteroglosia. Por esto, representamos sin pensar en significaciones, ya que nuestros significantes juegan con la diversidad receptiva.

3- Nosotros queremos representar una multiplicidad de signos que nos resultan de la indefinición, la ambigüedad y el disparate porque somos una máquina de deseos insaciables que rompen fronteras de sujetos, espacios y tiempos.

  1. Por lo tanto, reconocemos en nuestra esquizofrenia creativa que no existen categorías que cumplan con nuestra representación de lo infinito. Nuestra praxis exige un trastoque porque vivimos en la intertemporalidad del presente con el pasado para imaginarnos un futuro. La definición que ustedes nos hacen como sujetos nos limita nuestra acción creativa con su discurso monológico y totalizante de lo sexual, lo étnico, lo clasista y lo lingüístico.

4-  Nuestra creatividad pastichista nos muestra un regreso al ditirambo de la antigüedad, a los ritos de iniciación, donde nos integramos, jugamos y luego salimos del juego.

5-  Nuestra performatividad es efímera, la ves, la desconstruyes, la desintegras; pero queda en tu memoria como un fragmento de cosas que se inventan y luego se reinventan. De ahí, nos surge un lenguaje performático inarticulado, momentáneo, indefinible e inacabado porque:

a- Buscamos la espontaneidad y el trueque intercultural, ya que vivimos un mundo en el que imaginamos al Otro, nos relacionamos con el Otro y lo simbolizamos para vivir con el Otro. Es decir, lo creamos como una estructura concreta que nos va a regir en nuestra vida como un cielo, raza, nación, clase y lengua.

6- Por eso, desconstruimos, construimos y reconstruimos desde:

a- Un híbrido de demarcaciones estéticas antiguas, modernas y contemporáneas.

b- La búsqueda de una expresión que se interrelaciona con las artes clásicas, populares y tecnológicas.

c- No hay categorización de las oposiciones que nos definen como clásicos o modernos,  sino somos el rompimiento de esa élite especializada que se cuantifica en el artista y el intelectual.

d- Expresamos nuestros mundos conocidos, desconocidos e imaginados.

e- Nuestros materiales representativos son los que desechan los utilitaristas porque ya no les sirven para su construcción nueva y el Otro los recicla, los guarda y los reutiliza.

f- Somos una multiplicidad de categorías incategorizables, no hay posiciones jerárquicas de un nosotros y un ellos. En la periferia nos representamos en el centro y ese centro va a nuestra periferia para representarse.

g- Así, nos reencontramos en espacios o proyectos alternativas desde la multidimensionalidad del tiempo. Es decir, de esas construcciones del mundo que parten de una realidad simbólica, llámese género, clase, etnia y lengua.

h- Así nuestro lenguaje performático se expresa en la transgresión de lo categorizable. Por esto, nos mediatizamos con la parodia, la ironía y la desmitificación de las definiciones totalizantes que nos significan.

i- Por supuesto que nuestra creatividad inacabada depende de ustedes como receptores con sus reacciones de estímulos-respuestas taninacabadas e inexplicables como los nuestros.

7- En resumen:

a- No creemos es lo que se ha dicho de nosotros.

b- Buscamos superar el límite que ustedes definen y cierran de nosotros.

c- No creemos en lo que nos han clasificado.  No creemos en lo que nos han significado porque somos:

Movimiento inalcanzable desconstrucción, construcción y reconstrucción ritual metadiscursos simulación y simulacro hibridación representación como copia, facsímil de lo impensable.

 

[1] Se hace referencia a los cómicos de la legua de la tradición del Siglo de Oro. Eran actores marginales que representaban sus actos en espacios al aire libre, plazas o lugares alternativos y no en teatros tradicionales de los llamados corrales. Ramón María del Valle Inclán crea su esperpento basado en estas manifestaciones que aludían los discursos hegemónicos del drama español aural como géneros menores del teatro. Pedro Santaliz, teatrista puertorriqueño, también retoma de los cómicos de la legua y de Valle-Inclán esta tradición popular.

Libro disponible en Amazon.com

Bulubu portada2

Portada del libro

_________________________________________________________________

Este texto y este portal es posible gracias al patrocinio de las comunidades mexicanas, chicanas y latinas de Estados Unidos y de la zona fronteriza con México; para continuar nuestra labor cultural en español, apreciamos su donativo vía Pay Pal, muchas gracias!






comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,612,673
- Últimas 24 horas: 282