Día de Publicación: 
Enviar a: 
  .
Compartir en:
  

José Martí es autor de varios textos de la época del Modernismo así como de la revista La Edad de Oro dirigida a niños y jóvenes; ahí publicaba  cuentos, poemas, versos, artículos y ensayos.  El cuento mágico “Meñique”, publicado en esa revista, se analiza en este trabajo.

CREACIONES ESCOLARES

del conocimiento a la sabiduria

 

Por María Florita Ruiz Medina

– Trabajo para el curso“Literatura y civilización de Hispanoamérica I” “Span 3300” California State University, Stanislaus. –

Día de publicación: 19-octubre-2020

A veces las personas creen que por tener fuerza física, son superiores a las personas que carecen de ella o de una buena apariencia. Por buena apariencia me refiero a tener una estatura y partes del cuerpo proporcionales, cabello y piel sano. Lo que algunas personas no se ponen a pensar es que esas descripciones, y la fuerza física, sólo son características superficiales que no llegan a igualar a la sabiduría. Es por eso que es nuestro cerebro el que determina qué tan lejos podemos llegar, y no los músculos o la apariencia física. El cuento “Meñique”, escrito por el político y escritor cubano José Martí, narra la historia de un joven campesino llamado Juan, el cual era muy sabio, al que por ser de estatura muy pequeña le decían Meñique y se burlaban de él. Sin embargo, gracias a su sabiduría, logró superar una serie de pruebas propuestas por un Rey, las cuales ningún hombre podía realizarlas  En el cuento, Martí muestra cómo la sabiduría vale más que la fuerza.

Martí es un escritor y político cubano de padres españoles. Él nació en la Habana el veintiocho de enero de 1858, y falleció el diecinueve de mayo de 1895 luchando por los derechos de su gente cubana. Martí es muy conocido por ser el pionero del Modernismo literario en Hispanoamérica y no solo eso, sino que también uno de los líderes de la independencia de Cuba. En el libro, Huellas de las Literaturas Hispanoamericanas, se señala, “La extraordinaria claridad de su pensamiento le permite pulir su expresión convirtiendo su discurso en modélico ejemplo del arte de la persecución, militando como un verdadero guerrillero de las ideas” ( Garganigo 286). A lo que Garganigo se refiere es que Martí tenía un amor por su patria enorme, que luchaba con todo lo que podía para ponerla en libertad. Aunque Martí no vivió mucho tiempo en su país natal, el amor por su patria lo hizo escribir varios textos expresando lo que sentía hacia su patria y él quería llegar a poner a Cuba en libertad. La época en la que Martí escribió sus obras, fue en el tiempo del movimiento modernista.  Garganigo agrega, “El Modernismo es algo que marca las literaturas hispánicas…escriben sus ensayos, cuentos, y versos de una manera marcadamente diferente a la de sus contemporáneos locales” (Garganigo 216). Estas palabras quieren decir que el objetivo de Martí y de los otros escritores de esa época era que ese estilo de fuera original dejando de imitar modelos españoles.

Martí, además de autor modernista, fue editor de la revista La Edad de Oro dirigida principalmente a niños y jóvenes y publicaba cuentos, poemas, versos, artículos y ensayos. Ahí se incluye el cuento mágico, “Meñique” el cual cumple con la definicion de cuento ya que es una narración breve, “creación o ficción de uno o varios autores basado o no en hechos reales, cuya trama es protagonizada por un grupo reducido de personajes y que tiene un argumento relevante y sencillo” (monografías plus). “Meñique”, que se analiza en este trabajo, es un legado que muchos niños leen o escuchan desde pequeños y que sirve de lección para toda la vida porque Martí deja una moraleja. Esta moraleja es que la sabiduría vale más que la fuerza. Por esta razón, nos enfocamos en analizar, ¿Cuáles son las características que tenía Meñique que lo hacían una persona muy sabia?

Una de las principales características que tenía Meñique y que lo hacía muy sabio, es que él era curioso. Le gustaba averiguar y descubrir nuevas cosas para de esta manera tener conocimiento y experiencias. Al hacer esto, Meñique estaba llenándose de sabiduría. En el artículo, “La Sabiduría y su Lenguaje”, del libro ONTOLOGÍA, escrito por D. Pedro Garriga Marill argumenta, “Primero conocemos las cosas singulares y por ellas lo universal, que conocemos las universales por inducción; que esta es la hoja de la experiencia, y que la experiencia nos viene de los sentidos” (Garriga, Marill 147). Lo que esto quiere decir es que no es lo mismo tener conocimiento que tener sabiduría; puesto que puede existir el conocimiento sin sabiduría, pero no puede existir la sabiduría sin el conocimiento. Para ilustrar, en el cuento “Meñique”, el autor escribe, “A cada paso tenía algo que preguntar a sus hermanos: que por qué las abejas metían la cabecita en las flores, que por qué las golondrinas volaban tan cerca del agua, que por qué no volaban derecho las mariposas. Pedro se echaba a reír, y Pablo se encogía de hombros y lo mandaba callar” (Martí 62). Esto muestra cómo Meñique tenía curiosidad por aprender nuevas cosas y no quedarse con el mismo conocimiento. Mientras que sus hermanos, Pablo y Pedro, se muestran soberbios y conformistas. Aunque los hermanos de Meñique eran grandes, gordos y con fuerza como los describe Martí (60), no tenían el afán de curiosear y aprender cosas nuevas, ellos se conformaban y no les gustaba descubrir más de lo que ya sabían. Así lo ilustra el autor, “Oyeron un ruido grande, como de un hacha, y de los árboles que caían allá en lo más alto.

––Yo quisiera saber por qué andan allá arriba cortando leña ––dijo Meñique.

––Todo quiere saber el que no sabe nada ––dijo Pablo, medio gruñendo…

––Yo voy a ver lo que hacen allá arriba ––dijo Meñique” (Martí 63). Meñique no se conforma con saber que allá arriba se está cortando leña, como lo dicen sus hermanos, él no se conforma, sino que tiene la curiosidad por ver, y así de esa manera, ganar conocimiento y obtener experiencia de lo vivido y visto para ganar sabiduría y entendimiento. Gracias a que él fue a ver qué era lo que ocurría allá arriba, un hacha mágica se le apareció y le dijo que la podía llevar con él. Los hermanos solo se burlaron de él y lo juzgaron de loco. Lo que no sabían, es que gracias a la curiosidad de Meñique, no solo se estaba llenando de conocimiento, sino que también de sabiduría. Es importante saber si sólo conoces o si conoces y sabes.

Otra característica que tenía Meñique que lo hacía ser sabio era la perseverancia. Una persona sabia se caracteriza por persistir hasta el final y no darse por vencido. Ahora bien, ¿qué es la perseverancia? Muchas personas creerán que el ser perseverante es continuar hasta el final para lograr un objetivo a pesar de los obstáculos. No obstante, ese concepto está incompleto porque la perseverancia también contiene la capacidad, la voluntad y la habilidad de seguir y soportar los sacrificios, sin importar los contratiempos, para alcanzar una meta. Para evidenciar, en el cuento “Meñique” Martí relata, “––Veo que eres hombre de talento ––dijo la princesa––. Puesto que sabes adivinar tan bien, voy a proponerte una última prueba, antes de casarme contigo. Vamos a ver quién es más inteligente, si tú o yo. Si pierdes quedo libre para ser de otro marido” (Martí 76). En esta cita, la princesa le pide que haga una última prueba porque Meñique ya había superado tres pruebas pasadas, que el Rey y la princesa le habían puesto para saber si él era digno de casarse con ella. Meñique quería quedarse con la princesa así que él persiste y no se da por vencido hasta lograr su objetivo. Llegó la hora de saber quién era más inteligente, si Meñique o la princesa. Meñique demostró que él era más inteligente. Así que la princesa puso otra condición más que era resolver tres enigmas. Meñique supo adivinar los tres enigmas y la princesa dijo, “Callate… aquí está mi mano de esposa, marqués Meñique” (Martí 79). En este pasaje, se puede ver cómo la perseverancia ayudó a cumplir su objetivo. No fue su fuerza, ni su belleza lo que lo ayudó a conseguir lo que él quería; sino que fue su inteligencia y persistencia lo que ayudó a ser el esposo de la codiciada princesa. Para Meñique no fue cosa fácil, pero tampoco imposible; puesto que puso su esfuerzo, empeño y persistencia para obtener lo que se había propuesto. Esto muestra qué tan sabio era Meñique. Parte de ser sabio es el saber persistir para lograr el objetivo que se tiene en mente y no darse por vencido.

De nada le sirvió a sus hermanos ser fuertes y grandes, pues ellos no consiguieron ser esposos de la princesa. No sólo los hermanos, sino muchos hombres que iban al castillo a superar las pruebas propuestas por un Rey, no lograron superarlas. Martí dice, “Sepan los hombres que por este cartel, el rey y señor, como buen rey que es, se ha dignado mandar que le corten las orejas debajo del mismo roble al que venga a cortar el árbol o abrir el pozo, y no corte, ni abra; para enseñarle a conocerse a sí mismo y ser modesto, que es la primera lección de la sabiduría” (Martí 66). Esto es algo que los hermanos de Meñique no tenían, el ser modestos, puesto que se creían superiores a los demás solo por estar grandes y fuertes. Para ser sabio hay que conocer las propias virtudes y debilidades que una persona tiene en sí misma. El aceptar cuáles son las virtudes y habilidades de las personas es lo que las hace ser modestas. Los dos hermanos de Meñique intentaron hacer lo que el rey mandaba, pero ninguno de los dos pudo. El rey les mandó cortar las orejas. Cuando Meñique lo iba a intentar el rey dijo, “––¡Quítenme a ese enano de ahí!… ¡y si no se quiere quitar córtenle las orejas!” (Martí 67). Esta cita muestra cómo el rey por ver el tamaño de Meñique lo estaba juzgando mal. Pensó que porque Meñique estaba pequeño no iba a ser capaz de tumbar el árbol y abrir el pozo. Sin embargo, cuando Meñique logró hacerlo, demostró al rey y a todos los que se burlaban de él que la sabiduría vale más que la fuerza.

Como ha quedado demostrado, la sabiduría es una virtud que no toda la gente puede poseer y menos si la gente es soberbia y conformista. Es importante saber que para tener sabiduría primero hay que tener conocimiento. Para tener conocimiento hay que tener ganas de eso, precisamente, de conocer y ya después de conocer, averiguar más. No conformarse con lo que ya se conoce, sino que hay que buscar más. Ser curiosos como Meñique, para llenarse de conocimiento y experiencias; y así poder saber realmente y llegar a ser sabios. La sabiduría es un gran poder, pues con ella las personas llegan hasta donde se proponen. La sabiduría vale más que la fuerza porque unos músculos no van a determinar qué tan lejos quiere una persona llegar en cumplir sus objetivos. Mientras que el saber hará a la persona llegar hasta donde ella quiera y se proponga. Otra característica de una persona sabia es el ser perseverante como Meñique nos enseña en el cuento. Bien lo dice el dicho, “El que persevera alcanza” es de sabios el saber esperar y trabajar duro para lograr una meta. Para concluir aquí dejo esta frase que dice, “El poder de la sabiduría es despertarnos a la experiencia directa de las cosas como son alejarnos de nuestra ceguera y permitirnos vivir más nuestra vida, además de experimentar el mundo desde un punto de vista conceptual, donde todo lo que llamamos realidad es un sueño o la sombra de un sueño” (armonicosdeconciencia).

_________________________________________________________________

Este texto y este portal es posible gracias al patrocinio de las comunidades mexicanas, chicanas y latinas de Estados Unidos y de la zona fronteriza con México; para continuar nuestra labor cultural en español, apreciamos su donativo vía Pay Pal, muchas gracias!




 


 

 

Obras citadas
Garganigo, J de Costa, Heller Luiselli, Sabat-Rivers and Sklodowska (2002).  Huellas de las
Literaturas Hispanoamericanas. 2nd ed. Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall.
Garriga y Marill, Pedro. “La Sabiduría y su Lenguaje.” Ontología. Imprenta De Jaime Jepús, "1884" P.147. Accessed 13 Dic. 2019.
Levine, Stephen. "Conocimiento Vs. Sabiduría." armónicos de conciencia, 21 Nov. 2010,
armonicosdeconciencia.blogspot.com/2010/11/conocimiento-vs-sabiduria-stephen.html. Accessed 16  Dec. 2019.
>Martí, Jose. "Meñique." La Edad de Oro, vol. 1, 2014, pp. 60-81.
Monografias plus, 14 Mar. 2013, www.monografias.com/ Accessed 17 Dec. 2019.

comenta

Deje un Comentario

Escriba el texto de la imagen

 

Derechos Reservados. Copyright 2010
- Número de Visitas desde 22 de agosto de 2010: 1,612,656
- Últimas 24 horas: 281